jueves, 29 de mayo de 2008


Editorial Año I Num. 22


Cuba es un estado totalitario, patrón, clientelar con una economía parasitaria y esclavizante diseñada contra su población. Este modelo económico está concebido para mantener el poder en manos de una élite improductiva y autoritaria. Esta élite es gestora de uno de los proyectos de ingeniería social más cueles y esclavistas que ha conocido la historia del mundo.

Hechas estas precisiones, vale decir que los cubanos están asistidos del derecho a cambiar su triste destino. Para ello han de ejercer sus derechos políticos. Ejercer estos derechos y hacer política requiere cuantiosos recursos. Estos recursos económicos han de ser aceptados de donde vengan. Ya sea de los estados democráticos más exitosos de Europa, o de los Estados Unidos de Norteamérica o de la próspera comunidad cubana en los exilios del mundo.

El pataleo de la dictadura a partir de la supuesta participación de las más prestigiosas figuras de la Oposición Interna, organizaciones de la Sociedad Civil como fue el caso de las Damas de Blanco en lo que denominan ‘complicidad con el terrorismo’, causa risa.

Hace ya algunos años, el gobierno cubano invierte cuantiosos recursos en campañas mediáticas dirigidas a satanizar a adversarios tradicionales, de un tiempo en que el gobierno de la familia Castro entrenaba ‘condotieros’ y entregaba patentes y licencias para matar.

Primero todo fue dirigido contra el Dr. Orlando Boch, luego le tocó su turno al promocionado Luís Posada Carriles, ahora le toca al Sr. Santiago Álvarez. En relación con Posada Carriles, ni siquiera con él, las cosas están todo lo claras que debían estar. Aunque fue juzgado en Venezuela sin que su culpabilidad haya quedado esclarecida, el gobierno de los Castro insiste en sus demandas, quizás como una forma de mantener vivo de alguna forma el diferendo que sostiene contra el gobierno de los Estados Unidos. Bueno, este desgaste o este enfoque, es el enfoque y el desgaste del gobierno cubano. No hay que detenerse mucho o poco en ello.

Han dicho que la Sra. Marta Beatriz Roque recibió contribuciones provenientes de un terrorista y por este carril han complicado a otras figuras políticas opositoras y hasta a las Damas de Blanco. Ser Cuba como ya afirmamos, un estado patrón y clientelar, que priva a su pueblo de derechos y recursos para vivir con decoro, establece la premisa para que su Oposición Interna y las organizaciones de activistas que luchan por el Cambio democrático, acepten la ayuda económica que aparezca.

Para la libertad no deben existir trillos cerrados. Si en su momento, el régimen de los Castro se alió al Imperio Soviético, la Oposición sin falsos sonrojos puede y debe aliarse al pueblo y al gobierno de los Estados Unidos, a las naciones democráticas europeas e incluso al estado democrático de Israel. El Belarús de Lukashenko y el Zimbabwe de Mugabe, han de ser execrados de forma clara, al igual que los terroristas fundamentalistas árabes y el resto de las dictaduras-aldea que en el seno de la Organización de Naciones Unidas (ONU) cierran filas con la dictadura cubana.

Por otra parte, ya es hora de que los promotores de la democracia en el mundo cierren el pico a los cotorrones del régimen cuando estos traten de mancillar a los luchadores por la libertad en la Isla llamándoles ‘mercenarios’. La Oposición Interna cubana debe ser financiada por los amigos de la democracia a lo largo del mundo. Un país que en fecha muy reciente autorizó la tenencia de teléfonos celulares, computadoras y DVD y que impide la libertad económica de sus ciudadanos, no está calificado para decidir que vías son justas o no para el financiamiento de una Oposición Interna privada de todo, al igual que el pueblo cuya libertad defiende.

No es moral que los que lo poseen todo a título de pillaje, cuestionen a los que luchan sin tener nada. Los que privan al pueblo cubano de Internet, de televisión por cable e incluso de radios portátiles, debían ser excluidos del concierto de las personas decentes.
Semanario Digital Primavera

POLÍTICA, Consumismo y castro-fascismo de izquierda, Juan González Febles




Lawton, La Habana, mayo 29 de 2008 (Semanario Digital Primavera) El sistema implantado en Cuba en 1959 es para los cubanos mucho peor que lo que el nacional socialismo fue para los alemanes. El nazismo de Hitler valoraba a los alemanes y los colocaba por encima del resto de los mortales. El régimen de Fidel Castro y su ingeniería social aplasta las expectativas y los sueños de una vida mejor de los cubanos. Son regímenes parecidos pero en esencia muy diferentes.

En una de las últimas reflexiones atribuidas a Fidel Castro, este la emprende contra el candidato Barak Obama. No se trata de que el Sr. Obama se disponga a hacer algo sustancial contra su régimen. Sólo prometió retirar las restricciones a los viajes y al envío de remesas. Entonces, queda demostrado que lo que permita que los cubanos tengan una vida mejor, marcha contra la ingeniería social diseñada por el régimen de La Habana. El consumismo en que vive la élite de poder, es para disfrute exclusivo de esa élite. No está bien que el pueblo cubano disfrute de la modernidad y de las maravillas que la libertad creó para la humanidad en la era de Internet y los satélites.

Los automóviles nuevos, las casas cómodas, los viajes y las cuentas de banco en el extranjero, la posibilidad de hacer riquezas sin sobresaltos, Internet y la TV libre y por satélites, es para ellos y sólo para ellos. Es decir, para Raúl Castro, su familia y sus miñones.

Manuel Marulanda Vélez ‘Tiro fijo’ murió el pasado 26 de marzo. Lo hizo en una fecha de apoteosis de lo oscuro. En esa fecha de 1959, se fundó la policía de Seguridad del Estado castrista. La muerte de Marulanda fue ocultada por las FARC hasta ahora. Para ocultar el hecho, existen las mil y una razones usadas de forma tradicional por esa, a la que podíamos calificar de secta de conspiradores y falsarios. No hay necesidad de calentarse los metales en busca de un por qué. Son simplemente así y no cambiarán.

La secta que agrupa a los Marulanda a los Castro, a la izquierda siniestra de STASI, la falange católica oportunista de Europa, los cofrades de los Foros en América, o la KGB en el poder en Rusia, entre otros, siempre tiene algo que ocultar. Como los vampiros de las fábulas, prefieren la noche, se nutren de sangre y se mueven por el terror.

Optan por la esclavitud y el temor, o la esclavitud del temor. Sienten como muy peligrosa la felicidad o su búsqueda. Detestan la libertad en todas sus manifestaciones. Por esto, Castro o el amanuense que escribió sus reflexiones, teme el levantamiento de las restricciones prometido o anunciado por Obama. Por esto, prefieren agitar el embargo norteamericano para legitimar el sostenimiento de los amarres totalitarios que pesan como una losa sobre el pueblo cubano.

El caso es que esto es lo que conviene a los intereses de La Secta. Pero por otra parte, basta ya de hablar de Fidel Castro como si estuviera vivo. Fidel Castro está muerto. Como sucedió con el generalísimo Franco, con ‘Tiro fijo’ Marulanda, como sucede de forma regular con los dictadores entre La Secta, Castro está muerto. Ocultan su muerte para usar su capital simbólico acumulado y ganar tiempo contra la libertad.

Una dictadura, (dicho de forma simplificada) es la suma de todas sus prohibiciones. Esperar que Raúl Castro elimine la razón de ser de su régimen es absurdo. Si elimina las prohibiciones de viajar, de usar Internet, de vivir donde a uno le plazca o de hacer riquezas al margen o en contra de su régimen, se acabó todo para ellos.

Para empezar, se hace necesario que alguien diga de una santa y buena vez que: El rey está desnudo. O lo que es igual, que Fidel Castro está muerto. Si está vivo, que se presente ante la prensa internacional. No importa que sea la complaciente prensa residente en Cuba. Que salga y converse para conocer que está efectivamente vivo o efectivamente muerto, ya sea política o físicamente.

No hay por qué hacerse cómplice por más tiempo de algo que tiene todas las trazas de ser una operación de inteligencia de La Secta. Es menester saber ahora que Fidel Castro está efectivamente muerto.
jgonzafeb@yahoo.com


De los Procesos de Moscú a los teleprocesos, Rogelio Fabio Hurtado




Marianao, La Habana, 26/05/2008 (Semanario Digital Primavera) En la conferencia de prensa ofrecida por el Canciller como colofón de tres jornadas televisivas dedicadas a revelar los recursos financieros de una conocida opositora, el Sr. Pérez Roque calificó de divertida a la presente semana. Este toque de humor negro resultó lo más novedoso de su intervención, destinada a darle un carácter oficial a lo antes dicho por el equipo de locutores de la Mesa Redonda.

Recuerdo el dramatismo de los Procesos de Moscú, cuando Stalin se sintió lo bastante poderoso para quitarse de encima a toda la vieja guardia bolchevique, gente de armas tomar, por cierto. Más de un libro, así como las propias actas de cada proceso, nos han permitido conocer de aquel horror. Las acusaciones, tan graves como fantasiosas, culminaron casi todas en la horca. Si bien durante los interrogatorios de la fiscalía los acusados se derrumbaban moralmente, antes habían ofrecido tenaz resistencia durante el proceso de instrucción. Contradiciendo al refrán, bolchevique devoró bolchevique, sin compasión. Los acusadores se sentían respaldados nada menos que por las inexorables Leyes de la Historia, cuyos mandamientos también acataban, para desgracia suya, los acusados. Aquellos fueron tiempos duros, cuando aún no existía la televisión. Claro, entonces tampoco existían el correo electrónico, los celulares, ni Internet.

El presente tele-proceso, ofrecido como serial por la Televisión cubana en el antiguo horario de las aventuras infantiles, dista muchísimo tanto de los moscovitas como de los nacionales de las primeras décadas, marcados por la inminencia de los fusilamientos. Entonces, los acusadores eran tenientes muy serios, cuyos nombres no podían revelarse, capaces de desplegar con destreza aplastantes evidencias de las violentas acciones que los acusados habían ejecutado o se lo proponían. Estos, eran presentados vistiendo sus uniformes de faena combativa, y eran escuetos en sus respuestas a los graves interrogatorios.

Aquellos “hombres del silencio” han sido suplantados hoy por comunicadores más o menos profesionales, aunque a alguno se le trabe la lengua de vez en cuando y otro balancee su cabeza como una tortuga de juguete, de cuello y corbata, debidamente maquillados, quienes presentan, por riguroso turno, los documentos previamente facilitados a ellos por el Mando. En este caso, tuvieron que recurrir a un esfuerzo histriónico mayor, para conferirle interés a la lectura de una ringlera de mensajes electrónicos mayormente anodinos y, sobre todo, reiterativa, redactada sin arte conspirativo alguno, que fueron presentados junto a triviales videos, como evidencias de actos capaces de poner en peligro la seguridad nacional. Francamente, apretaron.

Tampoco puede excusarse a la protagonista principal, ni a sus irresponsables sobrinos Donalds, ostentar a los cuatro vientos sus vínculos con los funcionarios norteamericanos. A esta hora estarán recordando aquello del que con niños se acuesta...En este caso, hay que anotarle el punto al Mando cubano.

La procedencia del dinero, de manos de un activista de línea dura del llamado exilio histórico, recuerda la donación hecha por Manuel García y rechazada por José Martí, con la agravante de que, en este caso, el donante estaba en situación comprometida con la justicia norteamericana y recurrió a esta generosidad con el fin de obtener ayuda de la beneficiaria para salir del apuro. No coincido con esta decisión de ella, aunque reconozco que el tratamiento que impone el Mando a sus desobedientes, privándolos del derecho a trabajar, de hecho los obliga a recibir medios económicos del exterior para poder sobrevivir.

Por otra parte, el serial queda suspendido, hasta nueva orden. No hay detenciones, primero, porque recibir remesas desde los Estados Unidos no constituye delito; segundo, porque ya han probado a encarcelarla sin poder doblegarla.

Es significativo, y por demás loable, la voluntad de la nueva administración de erradicar la discriminación por motivos sexuales en la Isla. Sin embargo, esta apertura no llega al campo político ni al económico. La campaña desatada contra vendedores de jabitas, periódicos y viandas en La Habana, refleja la permanente voluntad de que nadie toque nada, yo sólo puedo tocar. Este tele-proceso patentiza la misma voluntad respecto a la disidencia política. Como para disolver pronto las falsas interpretaciones que algunos dimos a los llamados a ejercer la crítica.

Lejos de parecerme divertida, la semana y el presente nacional, me parecen muy tristes. El equipo de gobierno no parece dispuesto a reconocer la necesidad imperiosa de verdaderos cambios estructurales y se conforma con perpetuar el status de resistencia inmóvil, de fortaleza, más bien de ruina sitiada, para justificar su espíritu conservador. En lugar de consagrar ese maratón televisivo a ventilar con seriedad los problemas reales que acogotan al País, prefieren “divertirse” a costa de 18 dignas Damas de Blanco y una dirigente opositora, con el mismo morbo estéril con que el gato vapulea al ratón.

Por otra parte, se avizora una propuesta alternativa, capaz de retar al continuismo indefinido con responsabilidad y envergadura. La Cuba del siglo XXI, capaz de sanar todos los males heredados del mal llamado socialismo real, con su régimen totalitario de estado, su corrupción burocrática y su adicción al elogio incesante, que preserve a la vez su soberanía, sigue haciéndose esperar.

Voces del Liderato, Tres Objetivos tras bambalinas, Francisco Chaviano González





Jaimanitas, La Habana, 26/05/2008, (Semanario Digital Primavera) Durante tres días estuvo la llamada Mesa Redonda Informativa, – una mesa cuadrada (urdida) para desinformar a la población- despotricando de Martha Beatriz Roque Cabello, así como de otros compatriotas y de la oposición en sentido general. Tres fueron los “periodistas” que intervinieron en la misma, más el historiador del G-2: Lázaro Barredo, Reinaldo Taladrid y Randy Alonso. Del primero se conoce que es Tte. Coronel de DGI, Taladrid estudió en la escuela de contrainteligencia con un compañero nuestro y debe ser por lo menos Mayor del DGI y Randy, el más confiable de los tres para el Comandante, es imposible que se quede a la saga. Recordemos lo que se ha podido conocer de los hombres de la STASI, cultivados y entrenados en la misma escuela de los de aquí. Estos no son menos abyectos que aquellos. Puede colegirse que la puesta en escena es un manipulado y avieso folletín de la Familia Castro, interpretada por los tres mosqueteros y medio de la ignominia.

Entraron en el correo de Martha, de forma furtiva y alevosa, para luego manipular lo que encontraron. Adulteraron el contenido de los textos hallados, falsificaron hechos y violaron las leyes sin el menor reparo. No es nada nuevo, lo mismo hacen con nuestras vidas, para encarcelarnos y dañar sin escrúpulo a nuestros familiares.

Tilda el libelo de Granma publicado el 21, de escandalosa conexión terrorista – mercenarios – y gobierno de Estados Unidos. Es su pretensión recurrente de siempre, una y otra vez tratan de vincularnos con el espionaje, el terrorismo y el dinero mal habido. En esto nos ponen su nombre, porque tal ha sido su impronta de siempre. Arden en deseo de que hagamos algo de esta índole y no faltan los intentos por empujarnos a tales actos. De ello guardo algunas desagradables experiencias: La vez en que el chofer de Chomí (José Millar Barrueco), vino a verme para recabar el apoyo de la SINA para asesinar; o cuando aquel grupo de Carlos Lage Dávila, trató de envolverme en un siniestro plan urdido para comprometerme, junto a la Oficina de Intereses Norteamericana y la Fundación Nacional Cubano-Americana, en planes de financiamiento para sobornos, espionaje y asesinato de los líderes de ese gobierno.

A Norteamérica nos unen muchas cosas. Desde tiempos inmemoriales, son los amigos de siempre de este pueblo. Nuestra área natural de comercio: cuando este se desarrolla normal avanzamos, cuando no, como ahora, nos hundimos en la miseria. Nuestros próceres encontraron refugio en ese país y allí se juntaron. Desde allí nuestros hermanos enviaron la ayuda para liberarnos del colonialismo. Allí están de nuevo los exiliados cubanos, la historia se repite y los de acá luchamos con la esperanza de poder resolver el problema entre cubanos, sin que tengan que intervenir nuestros vecinos. Esa es nuestra razón de lucha, unida a una colosal obra de sacrificio. Este incluye largas condenas de cárcel y padecer de todo tipo. Nuestra única arma es la verdad y el quehacer de hombres probos. Esto nos consagra como patriotas distinguidos. ¡De qué hablan los oportunistas de la Mesa Redonda cuyos gastos exceden en mucho a los 1500 dólares de que acusan a Martha Beatriz!

Los terroristas nos acusan de terroristas. Lo hace este gobierno nacido del “Movimiento 26 de Julio”, el de las 100 bombas en una sola noche. El que quemó escuelas, ómnibus, cañaverales y tantas cosas más. El mismo que se hizo de fondos con el asalto de bancos de bolita, mediante la estafa y la extorsión a empresarios. Esos que se hicieron del poder a base de terrorismo y que luego no han parado de exportarlo a todas partes, -malas mañas incluidas – nos acusan de terroristas. Cuando en el mundo no ha existido jamás una lucha más pacífica que la nuestra.

Nos acusan también de recibir dinero del señor Santiago Álvarez, a quien ellos su vez, acusan de terrorista, pero que en realidad no está relacionado como tal…
¿Presupondría esto que Latinoamérica no debe recibir a los médicos cubanos porque provienen de un país acusado de apoyar el terrorismo? La ayuda que recibimos hoy no pasa de migajas que malamente alcanzan para sufragar los gastos de algunos pocos líderes. El resto vive en la inopia y totalmente marginados. Por tanto: es lícito recibir dinero de cualquier país, entidad o persona, siempre que el mismo no esté condicionado o conlleve ataduras inaceptables. Al igual que hicieron antes nuestros próceres, ¡lo necesitamos y lo vamos a aceptar!

El show montado por el régimen de La Habana que concluyó con la conferencia de prensa de su canciller Pérez Roque, tiene en el fondo tres propósitos: (1) obstar la ayuda económica real y directa a la oposición interna que ya se vislumbra, pues con ella la lucha cívica se expandiría por toda Cuba dado el descontento del pueblo; (2) impedir que se junten los opositores en la Agenda para la Transición, institución cuya representatividad crece cada día más y que si se hiciera otro tanto en el exilio, obtendríamos una credibilidad tal que nadie podría obviar, eso es lo que ellos temen, que logremos la unidad que nos esquilmaron fraccionándonos con la labor de zapa de su inteligencia; y por último, (3) restregarle a cierto sector de la Unión Europea, que además de claudicar sin obtener nada de sus demandas de 2003, tienen que hacerlo y soportar este hecho cual si fuera una trompetilla. Se atreven a pocos días de la reunión para el levantamiento de sanciones, porque sus agentes en Europa ya han logrado colarse, engañar e imponer su conveniencia a los de aquel patio.

Pero los rumores que nos llegan desde el viejo continente, resultan más que penosos, preocupantes en grado sumo. Un amigo que vive en Europa y está muy bien informado porque se mueve a todas partes, goza de buen olfato y una experiencia que le permite percatarse de lo que ocurre tras bambalinas, me cuenta:
“Que al parecer la mano de los servicios cubanos de inteligencia está detrás de la reactivación de la STASIS que está tiene lugar en el seno de grupos políticos como el Linke (La Izquierda) alemana. Dice que mueven muchos recursos e influencia, lo que unido a la disciplina y el profesionalismo que los caracteriza, resulta una fuerza considerable. Esos grupos han ganado electoralmente varias alcaldías de importantes centros urbanos en Alemania; aprovechándose de los menos favorecidos de la sociedad capitalista.
Que el trabajo de desinformación de los servicios especializados del castrismo ante la Unión Europea ha sido una obra magistral pues han logrado una especie de R.D.A. virtual en Alemania, en el marco de la búsqueda de grupos de influencia que apoyen una salida suave en Cuba. Que España, Francia, Alemania e Italia están plagadas de gente con dinero e influencia que trabajan ‹‹ full time ›› para Raúl. Gente que se acerca a los eurodiputados y les ‹‹ explica ›› como es “la cosa” en Cuba y que les dice que: ‘con aquellos revoltosos de la oposición que se fajan entre sí (obra de la inteligencia), es mejor no tener que tratar’. Que los Castros son viejos conocidos del serrallo burgués y gente que sabe matar con elegancia”

Dice también mi amigo algo que resulta doloroso: En Ausburgo, en la Baviera alemana tuvo lugar un congreso católico, con la participación del alto clero de la Iglesia y el Opus Dei, en la que, con la excepción de un discurso de Huber Matos leído allí, el resto de lo dicho fueron frases bastante conciliantes con el régimen e incluso hasta babosas. Plantea que dicha reunión tuvo lugar poco después del entendimiento del Vaticano con los Castros consumado en la visita del cardenal Bertone a sus nuevos socios de Birán. Que hay una cofradía entre el castro fascismo, sus curindangos de Europa y el Vaticano. Que está concebida para facilitar la continuidad del régimen reciclado con otra fachada. De esto último no puedo creer nada de lo que me dice mi amigo, es más: no lo quiero creer. Respeto demasiado a la iglesia de la cual formo parte laica y se que nunca abandonará su rebaño de ovejas para pactar con el mismo Satanás representado en los que aquí mandan.

Llamo a la alarma a los cubanos de buena voluntad y les digo: es hora de dejar a un lado las diferencias, la Patria, que está primero, nos llama a juntarnos todos, los de aquí y los de allá; porque cerrar filas es el único modo de impedirle el paso a nuestro malévolo gigante de las siete leguas.
chavi_gles@yahoo.es







SOCIEDAD, Amar a una ciudad, Juan González Febles




Si no fuera periodista y si no sintiera la necesidad adictiva por escribir, sería taxista. Andar por La Habana puede ser casi un afrodisíaco. La mejor forma de ganar un sustento y obtener algo de placer, para mí, sería hacerlo desde el volante de un taxi.

Andar La Habana en un desplazamiento continuo por todos sus barrios y rincones, resulta muy edificante. Alguien muy apegada a lo mejor de mí, me confesó que le gustaría ser ‘chevista’. Fue en un tiempo en que el gobierno cubano compró en Argentina autos norteamericanos ensamblados allí, marca Chevrolet. Los autos, fueron bautizados por el pueblo como ‘chevis’. Aquella niña quería ser ‘chevista’ o sea taxista de chevis, cuando fuera mayor. Tenía razón, a la vuelta de los años y algunas decepciones, creo que el único oficio que desempeñaría con placer, si no escribiera, sería el de taxista.

La Habana es una ciudad muy especial para la nación cubana. Hace años, ingresó varios miles en una embajada en menos de 36 horas. La primera asonada popular contra la dictadura de Fidel Castro tuvo lugar en La Habana en 1994. El ‘Maleconazo’, marcó una referencia.

En 2003, más cerca en el tiempo, la dictadura asesinó legalmente a tres jóvenes negros habaneros. Lo hizo para escarmentar al resto, que es decir, amedrentar.

La Habana ha estado siempre en la mira del dictador y su dictadura. Fidel Castro nunca se sintió aceptado por la capital. Mantuvo la distancia y una reserva, completamente justificadas con la ciudad. ¿Cómo comprender a la urbe que llena una plaza y una embajada con la misma facilidad? ¿De qué están hechos los capitalinos y que los mueve? ¿Qué les hace especiales y diferentes? ¿Cómo afirman su cubanía?

Al cabo de casi cincuenta años, ni él ni nadie dispone de respuestas adecuadas.

Pero La Habana seduce a los viajeros y recibe a cubanos de toda la Isla. Asume la condición de capital de todos los cubanos; a unos les abre sus brazos, mientras a otros, las piernas. Pero acoge a todos, les hace suyos y en poco tiempo les concede carta de paisanaje.

No son pocos los extranjeros que han escogido La Habana como destino final de su peregrinaje. Aquí forman familia y crían hijos. Siempre fue así. En la actualidad, el régimen vició la relación de amor entre La Habana y las gentes venidas de lejanos y encontrados rincones del mundo.

Los extranjeros que llegan en la actualidad, lo hacen en algunos casos ensoberbecidos. Las prácticas de apartheid impuestas por el régimen de Fidel Castro, enrarecen la relación del extranjero con los discriminados cubanos. Surge la desconfianza entre los relegados y los privilegiados. Pero en no pocos casos, el amor se impone.

En La Habana velan por las familias que formaron, españoles, norteamericanos, vietnamitas, rusos, mexicanos, etc. Desde tenebrosos terroristas musulmanes, del IRA y ETA, hasta rusas aplatanadas con hijos y hasta nietos. Fugitivos, jubilados, inversionistas y diletantes, todos han encontrado refugio, amor y solaz en La Habana.

Aunque según cifras oficiales, el 75% de las edificaciones de la ciudad están en mal estado, La Habana continua siendo una hermosa ciudad. Las últimas medidas cosméticas emprendidas por el gobierno del general Castro, sólo beneficiaron a menos del 1% de los habaneros. En el interior del país, la cifra puede ser aun inferior. Los habitantes del 75% de viviendas en mal estado o los que simplemente no disponen de vivienda, aun no han notado que ‘pueden’ hospedarse en hoteles de lujo o comprar un teléfono móvil. A ellos les gustaría para empezar, pongamos por ejemplo, comer satisfactoriamente y sin sobresaltos. Sencillo como la verdad.

Producto de medidas discriminatorias nunca vistas en la historia de Cuba, La Habana dejó de ser la capital de todos los cubanos. Puede hablarse de un movimiento migratorio sin precedentes hacia la capital. Esto es el resultado de políticas fracasadas emprendidas por el régimen de los Castro. La solución para esta situación, no está dada en medidas represivas o discriminatorias contra cubanos provenientes del interior del país, mayoritariamente de la zona oriental. La solución estaría dada en liberalizar la economía y permitir el desarrollo de las fuerzas productivas internas. El caso es que el régimen teme perder control y se apoya en lo que más conoce: La represión policial.

Crucemos los dedos para que la capital de todos los cubanos renazca como tal de entre sus ruinas. Para que la libertad y la bendición de Dios caigan como lluvia gratificante en cada barrio, de una ciudad sin zonas congeladas ni aberrantes discriminaciones.
Lawton, La Habana, 07/03/2008
jgonzafeb@yahoo.com

La Habana y Bobby Fischer, Rogelio Fabio Hurtado








Marianao, La Habana, 19/05/2008, (semanario digital Primavera) Nos ha sorprendido una vez más el fabuloso Bobby Fischer con su repentina desaparición absoluta del tablero mundial en su Reikjavik de adopción y hemos vuelto a experimentar el vacío irrecuperable que dejó a sus espaldas cuando decidió abandonar al mundo del ajedrez, donde reinaba por derecho propio, a mediados de la década del 70 del pasado siglo.

El ajedrez mundial fue otro desde que el prodigioso adolescente del Manhhatan Chess Club de Nueva York irrumpió en las infinitas 64 casillas blanquinegras.
Fue la némesis para otro niño prodigio, el judío polaco Sammy Revhevsky, quien parecía aburrirse de coronarse campeón en los Estados Unidos, hasta que el muchacho rubio de jeans que solía hojear las aventuras de Tarzán mientras sus rivales meditaban en vano procurando derrotarlo, impuso su ley.

A finales de 1959, entró en su primer torneo de candidatos en la isla de Curazao, donde salió maltrecho en sus duelos con el ascendente genio de Riga, Mijail Tal. Entonces, en plena guerra fría, Fischer se convirtió en el solitario guerrero yankee frente a la potente escuadra de G.M. soviéticos. ¡Puedo vencer al mejor de los rojos¡ proclamaba, secundado por la Chess Life Review, donde lanzó su reto, con apoyo financiero de sus amigos, que la Federación de Ajedrez soviética no tomó en cuenta. Su primer enfrentamiento con el gran Botvinik provocó un maremagnum de análisis y comentarios: el resultado fue tablas, pero los fans del norteamericano y él mismo reclamaban que en el momento del selle, la posición favorecía claramente a su ídolo, quien había omitido en la reanudación una variante laboriosamente urdida por los analistas del Campeón ruso para salvar el medio punto. Muchos años después, el propio Botvinnik admitió la veracidad del aserto, reconociendo la rapidez con que Fischer advirtió toda la variante: “al llegar a la jugada crucial, él no se percató de la celada, pero aún no había soltado su alfil cuando lo vi palidecer, e inmediatamente me ofreció las tablas.”

Su primera visita a La Habana aconteció en la década del 50, cuando participó en un tope amistoso entre el Club de Ajedrez Capablanca de La Habana y el Chess Manhattan Club de Nueva York. Le tocó enfrentarse con el veterano José Ramón Florido, un fuerte jugador cubano de la época, quien al verse frente a un niño mostró cierto desagrado, que su amigo y gran conocedor del mundillo de los trebejos, el periodista Carlos G. Palacios, se encargó de disolver. Ambos jugadores se enfrentaron en cinco ocasiones y el cubano ni siquiera logró entablarle. Se dice que, en 1966 volvieron a encontrarse en el magnífico salón de embajadores del Hotel Habana Libre, espléndida sede para la Olimpiada Mundial de Ajedrez. Entonces, Fischer era ya el campeón permanente de los Estados Unidos y la primera figura no soviética del mundo. Florido, quien se desempeñó como árbitro en aquella contienda, se acercó a saludar a su rival de otrora, recordándole aquellas lides. “No recuerdo su nombre, pero puedo reproducirle las cinco partidas que jugamos entonces.”

Fue la respuesta inmediata de Bobby, quien, enfundado en un invariable traje verde botella recorría con la flexibilidad de un tigre joven los corredores del hotel, abriendo como una proa a los admiradores que lo asediaban, a quienes concedía autógrafos casi sin detenerse. Tenía 23 años.

Había participado en el III torneo Capablanca, In Memoriam de 1965, donde tuvo que desempeñarse por teléfono, pues las ya vigentes disposiciones del Gobierno de su país le impidieron presentarse personalmente. Ocupaba su silla en cada ronda el hijo de José Raúl Capablanca. Quedó en tercer lugar, detrás de los representantes de la URSS. Sólo cayó derrotado por el yugoslavo Borislav Ivkov.

Su enfrentamiento olímpico con Boris Spassky en La Habana constituyó el momento de mayor tensión de la competencia. Bobby pertenecía entonces a una denominación religiosa que, a la manera del judaísmo, guardaba el séptimo día, fecha de la semana en la que no jugaba ni efectuaba ninguna otra actividad mundana. Quiso el azar del pareo que el match entre los EE.UU y la URSS coincidiese con la fecha de recogimiento. Inicialmente, la delegación norteamericana solicitó el aplazamiento del tope para el día siguiente, petición que la dirección del torneo denegó, entonces, el equipo norteamericano en pleno abandonó la sala de juego, y pareció que se aplicaría un burocrático forfeit a favor del equipo de la Unión Soviética, quienes, con ejemplar cortesía deportiva, rehusaron aceptar semejante “victoria” y convencieron a los árbitros de celebrar la esperada batalla al siguiente día. Cuando arribamos aquella tarde al salón, ansiosos de ver tablero por medio al entonces Campeón Mundial Tigrán Petrosian y al genial Bobby, nos encontramos con que los soviéticos habían colocado como primer tablero al no menos fuerte joven de Leningrado, Boris Spassky, excampeón mundial juvenil, quien presentaba frente al norteamericano un score favorable.

Si no recuerdo mal, Fischer planteó su habitual Ruy López, reto aceptado por Spassky al replicar moviendo su propio peón también a la casilla 4R. Después de las primeras diez o doce jugadas teóricas, quedó planteada la aguda lucha entre el filoso alfil español de Fischer, enfilado contra el flanco rey de las negras y el contrajuego de Spassky en el ala de la dama.

Ya en el desenlace del medio juego, Bobby entregó una calidad a cambio de un peón extra y arribaron al momento del selle con esa ventaja de calidad para el soviético. Los comentaristas más neófitos se aventuraron a vaticinar la victoria del jugador de la hoz y el martillo, pero al reanudarse al otro día Bobby no demoró en igualar las acciones para concluir con la honorable división del punto. A favor de Spassky es preciso reconocer que interrogado por un reportero de la Revista Cuba acerca de “las excentricidades del norteamericano” replicó que Fischer tenía derecho a esas exigencias porque era un gran jugador”.

En aquella inolvidable Olimpiada, Fischer sufrió una sola derrota, a manos del G.M. rumano Florian Georghiu, desliz que lo privó de la medalla de oro por su desempeño en el primer tablero, distinción que mereció su esquivo adversario Petrosian.

Es sobradamente conocido su desempeño entre 1970 y 1972, cuando llegó a tejer una cadena de 19 partidas ganadas consecutivamente, frente a los rivales más calificados de su época, una realización tan difícil de igualar como el actual récord mundial de salto de altura, 2.45, que ostenta el cubano Javier Sotomayor. No por gusto, el entonces también aspirante Petrosian, al concluir su match de Buenos Aires, advirtió a su compatriota Spassky que “jugar contra Fischer es como jugar contra la historia del ajedrez.”

En la primera partida de aquel bien llamado Match del Siglo, el retador intentó forzar una posición equilibrada y la sensatez del Campeón le concedió el primer punto. Al día siguiente, Fischer, molesto por la presencia de una cámara de televisión oculta abandonó el escenario y perdió por tiempo la segunda partida. Siempre he creído que Spassky al aceptar esta adjudicación, cayó en una trampa sicológica: esa ventaja obtenida por motivos formales le prestó a Fischer la coartada perfecta para continuar jugando sin presión, pues, en caso de no salir vencedor, le sería muy fácil justificar su caída. Al menos, los acontecimientos inmediatos justifican esta hipótesis, pues Fischer volvió al ruedo con un ímpetu tal que ganó las siguientes tres partidas, de manera que la ventaja inicial de Spassky se deshizo inmediatamente y ya no pudo recuperar la iniciativa a lo largo del match, que concluyó en la partida 21, con cuatro puntos de ventaja para el nuevo Campeón. Alguien, a manera de chiste, comentó entonces que se habían demostrado las leyes del materialismo histórico: el proletario de Brooklyn había derrotado al aristócrata de Leningrado.

Una vez alcanzada la cúspide, Fischer al parecer perdió la motivación que lo impulsaba y su lugar fue ocupado por un creciente temor a verse superado. Creo que ni siquiera Anatoly Karpov se hubiese dado por favorito en un match contra él, pero por fuerza no lograría perpetuar su reinado y prefirió dejar intacta su imagen de jugador invencible, para que fuese recordado como tal. Esta determinación suya nos privó sin dudas de un buen número de grandes partidas, pues el norteamericano, nacido en 1943, contaba a la sazón con 32 años.

Fue Fischer uno de los rebeldes geniales de Norteamérica, de la estirpe de Henry Thoreau, de Ezra Pound, de Mohammed Alí y de Ernest Hemingway. Todos los devotos de Caissa debemos rendirle tributo. I weep for Adonais – he is dead!.

ECONOMÍA, El amor en los tiempos del fula, Paulino Alfonso




Lawton, La Habana, 29 de mayo (Semanario Digital Primavera) Durante el año 1993, muchos extranjeros y esto incluyó periodistas, pastores evangélicos, artistas, etc., inundaron a Cuba. Lo hicieron para presenciar la caída del ‘Muro’ de la Isla. Puro optimismo de personas no preparadas en eso de vivir bajo una tiranía familiar mejor estructurada de lo que cualquiera puede imaginar.

También acudieron los turistas sexuales que pensaron encontrarían a las ‘Natashas’ de Moscú o las niñas de Tailandia. Puro optimismo. Cada dólar que se movió y se mueve en Cuba, va a parar a las manos del gobierno.

Cuando los pastores quisieron hacer campañas, tuvieron que pedir permiso a la inefable Caridad Diego. Esta era la jefa del Departamento de Asuntos Religiosos del gobernante Partido Comunista de Cuba. Sin la autorización expresa de la Señora, nada. Esta nada, incluye predicar.

Cuando se disponía efectivamente del permiso, entonces tenían que sostener entrevistas con un pastor tan ‘evangélico’ como Raúl Suárez. Este, muy presto, les mostraba un portafolio de inversiones tan grande como el ‘Citybank’: La Isla de polvo, los niños menesterosos de Centro Habana, la rehabilitación de Jovellanos, las calles de Pogolotti, etc.

También vinieron los clubes de solteros y solteras de la Unión Europea (UE). Nunca he estado en Europa, pero lo que he visto por acá es suficiente. Pienso que falta pasión o cariño en esa parte del mundo.
Así empezó la peor forma de comercio que pueda imaginarse, con algo tan bonito como el amor. Veamos:

Si usted conoce un cubano o una cubana y se enamora, pobre de usted. Prepare su billetera, porque en Cuba, todo es en efectivo. De hecho, un matrimonio en Cuba, es un Plan Marshall en miniatura. ¿Cómo? muy fácil.

Primero, si se instala en la casa del Romeo o la Julieta, usted se convirtió en Santa Claus. Toda la familia del cónyuge ‘va a aparecer’. La factura de alimentos, los viajes a la playa y la ropita de todos los precios leoninos de Cuba, pasarán del color de rosa al color de hormiga.

Después vendrá el trámite legal por obtener la documentación necesaria, que demora mucho más de dos meses. Es necesario verificar que no se trata de ¡turismo sexual!

Esta documentación implica gastos totales del orden de los 1500€ pagaderos al Ministerio de Justicia cubano. Si se le ocurre hacer la fiesta, apriete el cinto y tómese un Prozac. El ‘Party’ se le ofrece como paquete turístico en el Parque Morro-Cabaña. El gasto será no menos que otros, 1500€. Esto incluirá, ómnibus para transportar al familión, auto para los novios, catering para la boda, cake incluido y todo ofertado por Habaguanex, la empresa al cuidado del Historiador de la Ciudad.

Después del ágape, viene la Luna de Miel, ¡Waoh! Cuando al fin Romeo o Julieta se marchan para Verona, le toca el turno a los Coyotes: Tarjeta Blanca, examen médico, derecho aeroportuario, en fin, otros 1000€.
Parafraseando al periodista alemán que recientemente le dijo al Sr. canciller Pérez Roque que “200 USD no es dinero en ninguna parte”, quizás algún lector piense igual: 5000€, no es dinero, pero si se piensa en que otros matrimonios han pasado de los
30 000€, tendremos una bonita suma de 150 000 000€ que van a parar directamente al gobierno cubano por este concepto.

Esto no comprará leche en polvo o carne de res para el pueblo de Cuba. Lo más probable es que encuentre su camino en el ‘Laberinto, perdón, en la Batalla de Ideas. En las cuentas a pagar a los Sres. Mc Kenna y de un hebreo, campeón de causas perdidas, de cuyo nombre no quiero acordarme.

No tengo nada en contra del amor. He disfrutado de su belleza y encanto en brazos muy cálidos. Pero me sentiría muy contrariado si mi amor fuera usado como un DVD o un hilo dental de Victoria Secret. Así desgraciadamente se usa en mi desafortunado país. Pasa con todo aquel que en muchas ocasiones no es el príncipe azul, sino el salvavidas del Titanic.
Hasta otra, si Dios lo permite.

Periodo especial y perfeccionamiento empresarial, Aleaga Pesant





El Vedado, La Habana, 23/05/2008 (Semanario Digital Primavera) Luego del discurso en el Teatro Central del MINFAR, ubicado en el edificio ministerial, Carlos Lage, montó en un auto Lada blanco, con chapa blanca y le ordeno al chofer que podían irse. Mientras rebasaba el sistema de seguridad de la instalación, repasó las incidencias de la reunión y aunque no estaba satisfecho de los resultados de dos días de encuentro, con un nutrido grupo de empresarios, comprendía que habían dado un paso hacia las reformas y esperaba el ataque de los conservadores.

El “golpe” no se hizo esperar, llegó el pasado martes 4 de septiembre, en las reflexiones del órgano Granma, donde bajo el titulo: Los superrevolucionarios, se embiste contra las reformas y los mecanismos de estimulación económica, como una de las fórmulas para sacar al país de la crisis.

El encuentro de empresarios, estaba entre los objetivos del texto revancha, debido al relanzamiento el Perfeccionamiento Empresarial; un viejo sueño de comunistas y militares reformistas, como forma de salir de la crisis económica y social, en la que está inmersa la isla y que ellos llaman eufemísticamente Periodo Especial. Una larga temporada de crisis económica y social, comenzada oficialmente hace por estos días 17 años (el 31 de agosto de 1990), con su momento más crítico en el año 1994 y que el pasado 26 de julio, el General Castro nos recordó que aun continúa.

El Perfeccionamiento Empresarial, es considerado por algunos economistas como la suma de las leyes clásicas de la economía de mercado, más las teorías planificadoras de la London School of Economics, con elementos visibles como: la libre contratación, la ausencia de subsidios para la mala gestión, la autogestión económica, la descentralización de las decisiones empresariales, la protección del Estado a las empresas priorizadas y la independencia jurídica de las empresas.

En el momento de mayor esplendor, estuvo acompañado de una apertura a los pequeños negocios individuales y la liberación de ciertos sectores profesionales; sin embargo, el oportunismo comunistas y su falta de visión nacional, detuvo su desarrollo potencial, en cuanto comenzó a dar los primero resultados, desde el mismo comienzo de su aplicación masiva, a raíz de las reformas económicas de 1993 -94 –95, y antes de llegar a empantanarse definitivamente a mediados de 1999 y estuvieran totalmente detenidas en el año 2000.

Carlos Lage, Vicepresidente del Consejo de Estado, reconoció en la cumbre empresarial, los problemas provocados por la doble moneda (chavitos y pesos), lo que economistas independientes y hasta oficiales, como el muy bien informado Ariel Terrero, señalan como una de las causas fundamentales del mantenimiento de la crisis, la ausencia de una contabilidad confiable y de constantes actos de corrupción y despilfarro de los bienes públicos.

Sin embargo, a este retomar de tímidas transformaciones, se opone como señala el colega Federico Fórnes, un plan que quiere enfrentar a toda costa la amenaza que significa la reforma económica, en la que el dinero protagonizaría cualquier fórmula y señala como indicadores, la supresión de la mensajería de Internet para periodistas, la censura sobre sus trabajos sobre sesiones parlamentarias, el aumento de los operativos contra antenas satelitales, la pretensión de un dócil congreso de la unión de escritores y artistas, y el estudio en las aulas de las reflexiones del Doctor Castro.

A la propuesta de Federico, aparecida en el diario digital Encuentro, se podría añadir las disposiciones supuestamente a favor de la disciplina laboral y contra la corrupción, que tuvo prólogo el pasado mes de abril, con el intento infructuoso de establecer un control mas estricto de los horarios y la disciplina en los centros de trabajo y cuyo último capitulo entró a funcionar el uno de septiembre y están enfocados en un conjunto de reglas disciplinarias para los burócratas intermedios. La nueva disposición establece una tabla de sanciones que van desde la amonestación a la separación definitiva de la institución, así como el establecimiento de un grupo ínter organismos, creado por el Secretario del Consejo de Ministros, para analizar la aplicación del decreto durante un año.

Parafraseando a Cuesta Morúa, líder prodemocrático de la isla, la necesidad de la transición ya no es discutible dentro de la sociedad cubana, la pregunta es como se realizará: en la dinámica de las amenazas o en la ingeniería de las oportunidades.
aleagapesant@yahoo.es
http://prolibertadprensa.blogspot.com/






Sobre Pactos y Compromisos




Prensa Extranjera Relevo al frente de la Oficina de Intereses de EEUU en La Habana JUAN O. TAMAYO


The Miami Herald
El más importante diplomático de Estados Unidos en Cuba, Michael Parmly, dejará su cargo al frente de la Oficina de Intereses (USINT) en La Habana y será reemplazado por un alto funcionario de la Sección para la Democracia, los Derechos Humanos y Asuntos Laborales (BDHRL) del Departamento de Estado, confirmaron este jueves fuentes oficiales.
Su sucesor será Jonathan D. Farrar, quien se desempeña actualmente como subsecretario del BDHRL para América Latina y acumula una vasta experiencia en la región, con cargos anteriores en las embajadas estadounidenses en México, Belice, Paraguay y Uruguay. La portavoz del Departamento de Estado, Heidi Bronke, confirmó que Farrar reemplazará a Parmly este verano. No se informó sobre el puesto que será asignado a Parmly tras completar su período diplomático de tres años en La Habana.
Parmly fue asignado como jefe de USINT en La Habana en el 2005, en sustitución de James Cason, quien ganó reputación por su fuerte respaldo al movimiento disidente y sus agresivas críticas al gobierno de Fidel Castro en los tres años precedentes.
Al ser designado en el cargo, Parmly adoptó un estilo diferente a Cason, e incluso el propio Castro hizo inicialmente la distinción entre ambos diplomáticos, describiendo a Parmly como ``respetuoso''.
Pero con el paso del tiempo, la bienvenida respetuosa a Parmly se esfumó. En 2006, la electricidad le fue cortada a la USINT durante varios días como parte de lo que funcionarios estadounidenses calificaron de una deliberada campaña de acoso, incluyendo el envenenamiento a la mascota de un diplomático y el corte del servicio de agua a la misión.
En esa ocasión, Parmly afirmó que el acoso contra la USINT ''hacía lucir como verdaderos amateurs a los representantes de la Rumania de Ceaucescu'', en referencia al último líder autoritario comunista, derrocado por un motín popular en diciembre de 1989.
Castro después llamó a Parmly ``un ganstercillo''.
Farrar fue escogido para sustituir a Parmly en consideración a su experiencia en el tema de derechos humanos, según un funcionario que pidió anonimato en virtud de que la designación del próximo jefe de la USINT está aún pendiente de aprobación por el Senado.
Farrar aparece mencionado como integrante del equipo de realización del informe anual anual del Departamento de Estado sobre la situación de los derechos humanos en el mundo en el período 2005-2006.
En el capítulo dedicado a Cuba, el citado informe menciona que en Cuba, la más anticuada dictadura del hemisferio, continuó la represión contra los disidentes, mientras que 333 prisioneros políticos permanecen en la cárcel''.
Farrar fue subsecretario asistente en el Buró Internacional para el Control de las Drogas (2004-2005), y se desempeñó también como jefe de equipo sobre asuntos globales al servicio del Departamento de Estado (2002-2004).
Nativo de California, Farrar estudió en Politécnico Estatal de la Universidad de Pomona y en el Colegio Industrial de las Fuerzas Armadas. Comenzó a trabajar en el Departamento de Estado en 1980 como asistente económico y es actualmente miembro veterano del Servicio Exterior de Estados Unidos.
Ha sido galardonado con dos premios de Honor Superior por el Departamento de Estado. Habla con fluidez el español y el portugués, está casado y tiene tres hijos.
Cuba y Estados Unidos no tienen relaciones diplomáticas y sus contactos funcionan a nivel de secciones de intereses en Washington y La Habana, ambas establecidas desde 1977.
------------

Vueltas de carrusel ,

¿Algo se mueve en la Isla? Sin revelar nada en concreto, Osvaldo Martínez intenta convencer a la opinión pública europea.
Enrique Collazo, Madrid 14/05/2008
El anuncio de una conferencia en Madrid de Osvaldo Martínez, presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional del Poder Popular, levantó ciertas expectativas, considerando la presunta disposición de La Habana para emprender el camino de una reforma económica.
Sin embargo, la charla del funcionario, que tuvo lugar en la Casa de América, no pasó de un simulacro. Enseguida, buena parte de los asistentes se vieron profundamente decepcionados, al escuchar los mismos argumentos de siempre, que atribuye la culpa de la parálisis de la sociedad cubana al "bloqueo imperialista" y, frente a ese desafío, la voluntad de la dirigencia del país para "perfeccionar el socialismo".
Resulta un lugar común que el poder no consulta ni tiene en cuenta al mundo académico para elaborar sus políticas en general. Los académicos con permiso para salir y hablar públicamente, forman parte de la "intelectualidad orgánica" de la revolución y como tal mantienen una estrecha complicidad con el poder, reproduciendo su secretismo y sus consignas; cuidando al máximo el puesto que ocupan en la nomenclatura del régimen.
Ateniéndose a este principio, Martínez expresó: "No voy a hacer revelaciones sensacionales sobre política económica". Sin embargo, ya es el segundo economista del régimen, de cierto rango, que pasa en un mes por la tribuna pública madrileña, hablando mucho, pero sin revelar nada en concreto.
Todo esto apunta a que La Habana, con el fin evidente de predisponer favorablemente a la opinión pública de que algo se mueve en la Isla, de que "esta vez la reforma va en serio" y de que "Raúl sí tiene voluntad de renovador", envía a España —el país de la Unión Europea con mayor sensibilidad e implicación de todo tipo en el tema— a sus más leales —que no talentosos— economistas con el fin de crear una falsa impresión. El gobierno busca concitar simpatías que le permitan crear un contexto de apoyo en la Unión Europea, en un momento crucial de su andadura histórica.
A juzgar por la magra, contenida y parcializada exposición de Martínez, cabe pensar que ese es el objetivo de las "giras" recientes, y las que quizás falten, de economistas adosados al poder. El ponente se comportó como una estación repetidora, al expresar las ideas preferidas por el poder: "A pesar del doble bloqueo, se superó el momento más difícil de la crisis", y "a partir de los primeros años de este siglo se rebasó la etapa de supervivencia y ahora se piensa en elaborar proyectos de desarrollo".
Realidad sesgada
Evidentemente, el sistema económico isleño siempre se ha distinguido en la gestión de la pobreza, pero falla sistemáticamente en la creación de riqueza. Lo que no expresó Martínez es que de lo más profundo de la crisis se pudo salir gracias a las medidas liberalizadoras que el régimen implementó a regañadientes. O sea, que gracias a una limitada apertura del mercado, pudo preservarse el férreo monopolio del Estado totalitario sobre el movimiento económico de la nación.
Tampoco dijo que, gracias a haber encontrado en los petrodólares chavistas un nuevo agente subsidiador del desastre nacional, el régimen no se ha hundido del todo y coquetea ahora con una "reestructuración económica" cuyo contenido y alcance mantiene, como siempre, en el más absoluto secreto.
Martínez se ufanó de la superación de los apagones, "gracias a una iniciativa del Comandante en Jefe" que pasa por reducir la dependencia del sistema energético nacional de las ineficientes y derrochadoras termoeléctricas soviéticas —mientras convino al gobierno, la ayuda soviética era generosa y desinteresada, ahora es reprendida—, instalando "grupos electrógenos" que funcionan con diésel.
Sin embargo, el economista cubanoamericano Carmelo Mesa-Lago ha detectado defectos graves a largo plazo en el nuevo programa energético: "Sólo un tercio de los grupos electrógenos ha sido instalado, el voltaje en las horas pico disminuye perceptiblemente, han estallado transformadores y a mediados de 2006 y comienzos de 2007 se reportaron apagones en La Habana, Matanzas y Pinar del Río. Evaluando 18 meses de la 'Revolución Energética', el vicepresidente Carlos Lage reconoció que 1.200 millones de toneladas de diésel son consumidas a un costo muy alto, el suministro de combustible sigue siendo vulnerable, el consumo de electricidad podría ser cortado y los ahorros son insuficientes".
Sectores deprimidos
Según Martínez, la transportación de pasajeros en La Habana requiere un óptimo de millón y medio de viajes diarios y ahora se están alcanzando entre 400.000 y 500.000. Este aumento se ha logrado gracias a la introducción de ómnibus chinos. Empero, el propio ministro de Transporte reconoció que "el déficit acumulado es tan grande que la situación no ha mejorado con la importación de buses, el equipo no se mantiene adecuadamente y los trabajadores no han sido entrenados para manejarlos".
Por otra parte, La Habana, en su comercio con Pekín, tiene que vérselas con intermediarios que cobran comisiones. Además, el 60% de las empresas chinas están en manos privadas, lo cual restringe la capacidad estatal de ayudar a la Isla.
Con respecto al sector agropecuario, Martínez reconoció su estancamiento, caracterizado por la improductividad y el incremento de las tierras ociosas. Esto conduce a que el gobierno se vea en la necesidad de destinar unos 1.500 millones de dólares a la importación de alimentos, de lo cual tampoco escapa el azúcar, cuya ineficiente industria atraviesa la mayor crisis de su centenaria historia.
Para el presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, la solución al problema de la productividad en el campo pasa por "darle mayor flexibilidad a los productores agrícolas y un mayor estímulo a las relaciones mercantiles en la agricultura", aspecto con el cual el nuevo liderazgo parece concordar, al menos en sus escasas y escuetas declaraciones.
En relación con el turismo, el funcionario señaló que después de rebasar los dos millones anuales, en los dos últimos años ha habido una desaceleración. A pesar de que este fue un sector desarrollado por exigencias de la crisis de los noventa, dijo: "no renunciaremos al turismo, el turismo llegó para quedarse".
Sobre la educación, alabó los consabidos "logros" y dijo que gracias a su "elevado nivel" el país está en condiciones de exportar profesionales de la medicina y de otras ramas. No obstante, eludió referir que más del 50% de las personas que emigran son jóvenes que han perdido toda esperanza de realización personal en su país.
Una bomba de tiempo
Martínez admitió de buen grado un grave problema estructural: la estructura demográfica de la población, debido, sobre todo, a una tasa de natalidad muy baja y una larga expectativa de vida. De modo que el envejecimiento de la población, en combinación con el desempleo, problema al cual no aludió, pueden llevar a la quiebra del sistema de Seguridad Social.
Antes de 2025, la población en la Isla será la más envejecida del continente, con tan sólo dos personas en edad productiva por cada pensionista. Posiblemente no exista problema social más serio que la quiebra de los regímenes de pensiones, como resultado de un acelerado envejecimiento que continuará demandando servicios sociales y jubilaciones, aumentando de esta forma la presión para el incremento de la productividad.
Frente a un problema tan grave y complejo, el economista propuso elevar los niveles de eficiencia; o sea, la menguada productividad del trabajo, pues la relación entre ésta y el salario medio es muy asimétrica actualmente. Para ello, recurre a la vieja e ineficaz fórmula del "perfeccionamiento empresarial" —una reliquia de los tiempos de la planificación—, que, según él, ha demostrado su viabilidad en el 29% de las empresas del país.
Se presentó como un acérrimo defensor del plan, a pesar de admitir que posicionarse en tal extremo lo incluye en una especie de economista del Jurásico.
En relación con el grave problema de la dualidad monetaria, que separa la economía en dos compartimentos estancos —lo cual impide, entre otros factores, la elevación de la productividad—, Martínez reconoció que "fue una penosa necesidad", para renglón seguido afirmar que "es política declarada del gobierno cubano eliminar la dualidad monetaria, aunque no figura en el orden del día de las autoridades".
Preguntas sin respuesta
El economista reconoció que aún no ha finalizado el llamado eufemísticamente "Período Especial", aunque defendió que Cuba se halla en una "fase diferente" y que la composición sectorial del sector externo se ha modificado sustancialmente desde 1989.
En la ronda de preguntas ocurrió un suceso increíble. Uno de los asistentes le expresó que los dirigentes del país llevan medio siglo abusando de la paciencia del pueblo y que después de hacer una revolución que se planteó resolver los problemas básicos (alimentación, transporte, empleo, vivienda), ese gobierno "revolucionario" no ha cumplido sus promesas y lleva el mismo tiempo echándole la culpa a un poder extranjero. De repente, se originó un ruido ensordecedor en los altavoces de la sala, con lo cual la pregunta quedó en suspenso.
A pesar del casual problema de sonido, la pregunta tiene existencia propia y sigue en el aire para el señor Martínez: "¿Cuánto tiempo más necesita el régimen para resolver, de una vez y por todas, los problemas fundamentales del pueblo cubano?".
Tomado de Encuentro en la RED

Organizaciones No Gubernamentales

europeas responden a ofensiva diplomática castrista

En los primeros meses de 2008, Raúl Castro anunció varios cambios con respecto a la política económica y agrícola, con la que se persigue eliminar el “exceso de normas” y mejorar la eficiencia global de la economía cubana. Con estos “cambios”, los cubanos ahora pueden comprar algunos bienes que en el pasado estaban prohibidos, o muy difíciles de conseguir (teléfonos móviles, microondas, ordenadores, reproductores de DVD y ciertos productos agrícolas); también se les autoriza a alojarse en los hoteles y centros turísticos originalmente restringidos sólo para los extranjeros, con tal de que puedan pagar por su estancia en “moneda dura;” asímismo, los cambios hicieron posible la “navegación” por los sistemas burocráticos que regulan el uso de la tierra y los cubanos pueden presentar solicitudes y adquirir bienes inmuebles de forma menos complicada; y por último, la gente ya no tiene que verse limitada por lo que se refiere a la cantidad de dinero que legalmente puede ganar. Pese a que ninguno de estos decretos es de alcance suficientemente grande, estos pasos supusieron un impulso para debates y conjeturas sobre si habrá cambios más significativos en adelante. A estas alturas, sin embargo, eso parece muy poco probable.
El proceso electoral por el que Raúl Castro llegó a ser presidente de Cuba estuvo lleno de fallos, de carácter no democrático y diseñado para impedir el cambio. Ya que todos los candidatos para la Asamblea Nacional fueron nominados en un proceso público que no permitía ni el voto secreto ni la presencia de observadores internacionales independientes, fue prácticamente imposible que alguien apoyase a un líder de la oposición o que votase en contra de los candidatos del Partido Comunista de Cuba sin correr el potencial riesgo de tener que afrontar graves consecuencias. Como era de esperar, ninguno de los 614 candidatos propuestos perdió – de hecho, nunca ha pasado algo así, porque todos se presentan para las elecciones sin tener competencia alguna por parte de la oposición. Y fue precisamente esta Asamblea Nacional nuevamente elegida la que oficialmente designó a Raúl Castro como el Jefe del Estado y que apoyó a los cinco vicepresidentes que él había nombrado, y que poseen una media de edad en torno a los setenta años.
Todas las decisiones y declaraciones presentadas por Raúl desde que asumió su cargo parecen resaltar que sus prioridades serán la estabilidad y la continuidad, y no un cambio o algunos pasos hacia la democratización, o una política dirigida a cambiar la trayectoria de Cuba en materia de derechos humanos. Aunque la primera declaración que Raúl hizo a la hora de tomar la presidencia fue que consultaría con Fidel todas las decisiones de gran envergadura, Raúl sabía que para salir de la larga sombra de su hermano y para ser independiente había que hacer pasos pequeños. El nuevo presidente es muy consciente de que tiene que mejorar el rendimiento de la economía cubana, aumentar la producción de alimentos y dedicar mucho tiempo a establecer un control firme en todos los sectores de la sociedad cubana. Si lo miramos detenidamente, estos objetivos son precisamente los que se perseguía con la reciente oleada de “reformas”. En este contexto, es importante tener presente que a lo largo del gobierno de su hermano, Raúl fue acumulando un tremendo poder como jefe militar y ha hecho un gran esfuerzo para asegurar que los militares le sigan prestando un contínuo apoyo (considerando que los militares cubanos controlan, directamente, más del 60 % del turismo, de la exportación e importación y de los sectores agrícolas, estos «cambios» podrían venirles muy bien a sus partidarios). Además, preveemos que Raúl aprovechará su posición como Jefe del Movimiento de Países No Alineados y partirá de los beneficios que Cuba ha ido obteniendo desde que, en los últimos años, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Brasil con sus gobiernos de izquierdas han estrechado sus lazos con Cuba.
Sin embargo, el gobierno de Raúl Castro no ha mostrado ninguna voluntad de cambiar su forma de tratar a la oposición ni de hacer caso a la comunidad internacional que le insta a acometer reformas democráticas. Raúl continúa deteniendo y arrestando a los miembros de las organizaciones cívicas independientes, sobre todo fuera de La Habana, no obstante, ha actuado con más cautela intentando crear y mantener una imagen más bien positiva que negativa en los medios internacionales, con el fin de dividir a los detractores del régimen en los países europeos y americanos. Por lo tanto, es muy probable que algunos prisioneros políticos sean puestos en libertad. Sin embargo, una maniobra así no supondría ningún cambio de actitud ante los derechos humanos ni ante la necesidad de juicios justos ni tampoco implicaría la puesta en libertad de las personas inocentes que fueron encarceladas por el régimen. Con esta maniobra más bien pretendería distraer la atención del tema de los derechos humanos y crear un ambiente de “esperamos a ver lo que pasa en adelante”, donde el problema sería cada vez más abandonado. Cuanto más tiempo Raúl tenga para consolidar su autoridad en los asuntos domésticos, tanto mayor la probabilidad de que podrá mantenerse firme en el poder. Existe la posibilidad de que Raúl Castro no logre controlar el paso de los cambios, al igual que Mijail Gorbachov al final de los años ochenta, pero lo cierto es que no dejará que esto pase sin que él luche en contra.
Considerando lo susodicho, la red de ONGs Europa-Cuba recomienda que la Unión Europea no sólo siga haciendo hincapié en los objetivos y en el espíritu de la Posición Común acordada en 1996, sino que las sanciones impuestas en 2003 y provisionalmente suspendidas en 2005 continúen vigentes hasta que Cuba no cumpla con los requisitos estrictamente definidos y las siguientes condiciones:
1º Puesta en libertad incondicional de todos los prisioneros políticos y respeto de los derechos humanos.
La política de la Unión Europea tiene que hacer responsable al gobierno de Cuba del cumplimiento del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos y del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU que Cuba formalmente firmó en febrero. Raúl Castro ya declaró en público que sólo respetaría aquellas partes de los tratados que él consideraba «relevantes». La puesta en libertad incondicional de los 55 de los 75 activistas prodemocráticos arrestados en marzo de 2003, junto con los otros 200 o tantos prisioneros políticos que siguen encarcelados, debería ser un punto de partida para abrir negociaciones, y no un objetivo final para justificar un cambio político. De la misma manera, una puesta en libertad de unos pocos prisioneros de conciencia no debería suponer una excusa para que los demás países perdonen los crímenes originales del régimen castrista.
2º Convocatoria de elecciones libres y justas bajo la presencia de observadores internacionales.
Cuba es el único país en el hemisferio occidental que no ha aceptado la democracia y que reprime todas las formas de disconformidad política. El régimen actual debería despenalizar la existencia de otros partidos políticos y permitir que los cubanos puedan votar a los representantes de su propia elección sin temer la encarcelación, la pérdida de trabajo o las amenazas con actos de repudio. Todo esto debería hacerse bajo la presencia de observadores internacionales.
3º Adopción de reformas que introduzcan más libertades civiles y que permitan la libre circulación de información en Cuba.
El gobierno cubano tiene que garantizar los derechos básicos como son el derecho de expresión y las libertades de prensa y de reunión, aboliendo los estrictos controles de todos los medios de comunicación. Esta medida también debería incluir el acceso libre e ilimitado a la prensa nacional e internacional, a la televisón, la radio e internet. Las reformas tienen que posibilitar que la información sea difundida sin restricciones tanto dentro como fuera de Cuba.
4º La Unión Europea debería apoyar la sociedad cívica independiente y la oposición pacífica democrática, financiando sus proyectos y organizaciones, facilitándoles el acceso a Internet y/o a otras fuentes independientes de información, continuando con los gestos simbólicos tales como las invitaciones a los actos oficiales, y promoviendo los contactos entre los pueblos mediante programas concretos dirigidos a la creación de una red de conexiones sociales.
Hasta que el gobierno cubano no permita a las organizaciones cívicas y a los partidos políticos desempeñar sus actividades libremente y de forma abierta, la Unión Europea debería apoyar a éstos con fondos, con el acceso a la información, con instrucción y capacitación, y con gestos simbólicos para que los disidentes y los líderes de la oposición tengan la certeza de que sus esfuerzos son reconocidos, apreciados y legítimos. El gobierno Cubano tiene que reconocer públicamente el derecho legal para la existencia de organizaciones de la sociedad civil. Además, la Unión Europea debería lanzar una inspección independiente del programa de subvenciones de la delegación de la UE en La Habana, dirigido al apoyo del intercambio cultural y del sector cívico, con el fin de confirmar o rebatir las acusaciones según las cuales algunos proyectos fueron cancelados o no aprobados debido a una presión directa por parte de las autoridades cubanas. Asimismo, la Unión Europea debería introducir un programa para promover el establecimiento de contactos. Tal programa supondría otro instrumento adicional de apoyo a la sociedad cívica independiente en Cuba y facilitaría a todos los cuidadanos y las instituciones cubanas sin excepción (ya sean educativas, culturales, científicas, de juventud u otras) tomar parte en programas de intercambio con los pueblos europeos. La Declaración de los Derechos Humanos de la ONU consagra la libertad de movimiento y resalta la importancia de la formación, y ya que Cuba firmó esta declaración desde hace tiempo, tiene la responsabilidad de cumplirla.
5º Los países miembros de la Unión Europea que vivieron el comunismo en el pasado y han pasado por la transición democrática deberían ofrecer su experiencia y sus consejos a Cuba.
En la Unión Europea hay por lo menos diez países ex-comunistas de partido único que han pasado con éxito por una transición democrática y que deberían compartir su experiencia con Cuba de forma abierta y sincera. La Unión Europea debería utilizar esta experiencia como una forma de enseñar a los cubanos las distintas maneras de las que esas transiciones transcurrieron y compartir con ellos las lecciones aprendidas para convencerles de que Cuba también puede encontrar un camino y de que su pueblo también puede vivir mejor.
6º Cualquier cambio en la política de la Unión Europea debe sustentarse en el cumplimiento previo de unos estrictos requisitos y condiciones por parte de Cuba.
Recientemente, Cuba declaró que las suspendidas sanciones de 2003 suponían la mayor traba para unos enlaces más estrechos entre la isla y la Unión Europea, sin embargo, esto es algo muy difícil de creer. Cuba es el único país en el hemisferio occidental con el que la Unión Europea no ha firmado ningún acuerdo de cooperación bilateral y de entre los Estados de África, del Caribe y del Pacífico es el único país que no ha firmado de manera formal el Acuerdo de Cotonou. El hecho de que Cuba llegó a ser tratada de forma diferente a muchos otros países no es puramente accidental ni se debe a un caso de discriminación, sino es un resultado directo de los intentos del régimen castrista de obtener más privilegios sin tener que comprometerse a tomar un camino de democratización ni a cambiar la trayectoria del país en cuanto a los derechos humanos. Puesto que en el gobierno cubano se puede percibir una especie de distensión, como si los dirigentes se eximiesen de sus responsabilidades, es razonable que la Unión Europea defina unos requisitos y condiciones extraordinarias que formen un marco de negociaciones sobre el establecimiento de relaciones normalizadas entre las dos partes. Debería reclamarse que Cuba vuelva a presentar su solicitud para firmar el Acuerdo de Cotonou y que el respeto a las disposiciones de los derechos humanos estipuladas en el artículo 96 debería considerarse como un criterio de su aceptación. Las suspendidas sanciones de 2003 deberían seguir siendo válidas hasta que Cuba no ponga en libertad a todos los 75 prisioneros de conciencia y prisioneros políticos, ya que el único delito que éstos cometieron fue abogar de forma pacífica por el mismo tipo de cambios democráticos que se supone sirven como la piedra angular de todas las relaciones exteriores de la Unión Europea.
Si Cuba no se compromete a tomar medidas pertinentes, no hay ningún motivo justificado por la Unión Europea para cambiar de manera significativa su Posición Común ni para percibir los últimos acontecimientos en la isla de otra forma como tan sólo el último ejemplo de lo lejos que el régimen autoritario está de renunciar al poder.
Praga, abril de 2008
Suscriben:
Asociacion Iberoamericana por la Libertad (España)
Christian Solidarity Worldwide (Gran Bretaña)
Fundacion Hispano Cubana (España)
International Society for Human Rights (Alemania)
KIC – Christian Democratic International Center (Suecia)
People in Need (República Checa)
People in Peril Association (Eslovaquia)
Pontis Foundation (Eslovaquia)
Solidaridad Española con Cuba (España)
Por la red de ONGs Europa-Cuba

Ausencia Quiere decir Olvido, Alejaqndro Ríos

Me cuenta un amigo llegado de La Habana que está ocurriendo lo que no pocos presumían: con su desaparición física del ruedo político, Fidel Castro ha adelantado el olvido adonde algún día lo confinará definitivamente la historia. Dice que nadie lo menciona en medio de las tribulaciones del diario vivir y su invisibilidad se ha vuelto una suerte de alivio luego de cincuenta años de presencia omnímoda. La muerte tal vez hubiera detenido esta justa operación de ablución espiritual donde cada día que pasa las personas comunes y corrientes se desprenden de una mala memoria de su paso triturador por la isla.

Es ciertamente un respiro que el pueblo cubano pueda disponer de su tiempo libre y encender el televisor luego de la transmisión de la Mesa Redonda y escapar en alas de las telenovelas sin la eventualidad perenne de un discurso entrometido de Castro de cuatro o seis horas, donde la vida solía quedar en vilo en espera de sus mensajes mesiánicos. Si algo se puede agradecer al nuevo Castro en el poder es su apatía para convocar a las masas cada vez que el ''espíritu combativo'' es puesto en solfa, lo cual está ocurriendo cada vez con más frecuencia.

Así como los carteles murales llamando a la combatividad y lealtad a la revolución se van destiñendo y deteriorando por falta de mantenimiento y la crispada campaña ''batalla de ideas'', implementada luego de los acontecimientos caóticos del retorno del niño Elián a Cuba, ya no dicta ninguna pauta a seguir por esa falta de ''fijador'' y seguimiento que tiene el socialismo caribeño, sobre todo sin su atribulado motor principal el comandante y ministro omnisciente, el sano olvido extiende su manto de cordura sobre un pueblo empachado de consignas y convocatorias huecas.

El cubano aboga, justamente, por un poco de levedad y sosiego luego de tanta rigidez y grisura eslava. Las antenas de televisión apuntando a programaciones alternativas que solían ser desmanteladas por los agentes del orden cada vez que oteaban el horizonte, ahora se instalan en el interior de las casas en unos artilugios que emulan con escenas de la más sofisticada ciencia ficción. Curiosamente ya no buscan canales en inglés, como hace algunos años, sino que sintonizan las estaciones locales de Miami en español, gusto que comparten con sus compatriotas exiliados. Paradójicamente y a pesar de tantos obstáculos, durante las noches, las dos Cubas suelen integrar una patria virtual en las ondas hertzianas.

Tal vez el capítulo más curioso de esta disolución paulatina de la revolución sucede en el lugar donde está refugiado el dictador. Una fuente cercana asegura que se trata de la versión cubana del excelente filme alemán Good Bye Lenin!, mostrado en Cuba apresuradamente durante un festival de cine, donde un hijo reproduce para su madre militante, que ha salido de un coma luego de la caída del muro de Berlín, el sistema socialista en los estrechos límites de su habitación de convaleciente para que no muera del corazón con la buena nueva.

Algo similar le han diseñado a Castro. Sus diligentes asistentes le escogen los cables con noticias alentadoras para la izquierda internacional, le hablan de las magníficas ventas de su libro de memorias y de los planes agrícolas que sobrepasan todos los pronósticos. Su hermano le deja saber lo que le conviene y nadie que vaya a perturbar su limbo comunista es autorizado a visitarlo, principalmente su sobrina Mariela con tan libertina obsesión por travestis y homosexuales.

Tiene un reproductor de DVD donde disfruta de los clásicos del oeste norteamericano, su género cinematográfico predilecto, y dos televisores alimentados con noticias fatídicas del capitalismo e imágenes placenteras del pueblo que lo adora y espera por su regreso. Aunque dicta sus llamadas reflexiones por sugerencias de un paje que apenas se mueve de la habitación, se mantiene encendida una computadora que no sabe manipular y también está controlada por un servidor que impide la entrada de información inconveniente.
Así transcurren los días finales de Castro y su engendro social de casi medio siglo. Los primeros versos de cierta vieja canción de amor parecen prefigurar los deseos del pueblo antes de que caiga el telón: Ausencia quiere decir olvido, / decir tinieblas, decir jamás...
Tomado de El Nuevo Herald

El Cenesex propone que los homosexuales presos puedan recibir visitas conyugales(AP)


'Estamos preparando cartas al Ministerio del Interior para que se analice, por vía de una resolución o algo' este tema, dijo Mariela Castro.
La directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), Mariela Castro Espín, informó el miércoles que la entidad trabaja para que las autoridades carcelarias permitan a los presos homosexuales recibir visitas "conyugales" como cualquier pareja, informó la AP.
"Estamos preparando cartas al Ministerio del Interior para que se analice, por vía de una resolución o algo, que en las prisiones se puedan hacer pabellones conyugales para las personas homosexuales, que no los tienen", comentó Castro Espín, hija de Raúl Castro, ante los asistentes a un cine-debate sobre diversidad sexual, un avance de las actividades por el Día Internacional de Lucha contra la Homofobia, que se celebrará el sábado.
Actualmente, el Cenesex impulsa una reforma del Código de la Familia, que reconozca las uniones de hecho entre homosexuales y les brinde iguales derechos.
Las actividades por el Día contra la Homofobia han coincidido con las de la II Conferencia Mujer, Género y Derecho, que se realiza en La Habana con la asistencia de 79 delegados de una decena de países; entre ellos México, España, Puerto Rico, Estados Unidos, Francia y Argentina.
Ambos eventos son copatrocinados por el Cenesex, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y el Ministerio de Salud, y tocan asuntos que requieren de la "sensibilización" de la población en una sociedad machista como la cubana, dijo a periodistas la especialista Sonia Beretervide.
Beretervide, directiva de la FMC (organización controlada por el gobierno), inauguró la conferencia sobre género en la que se discuten ponencias sobre maltrato doméstico y atención a las víctimas, igualdad, discriminación, migraciones y remesas, y legislación sobre los derechos de la mujer.
En Cuba, donde la sociedad es profundamente machista y el gobierno no publica cifras de violencia contra las mujeres, hay un programa para prevenir y atender la violencia de género, señaló Beretervide.
"En el caso cubano no se da (los homicidios) como se da en otros países de la región, por la misma preparación de la mujer, su participación en determinados sectores importantes (...) su emancipación económica", según la funcionaria.
------------

Cubanos entrenarán a policías de Venezuela Casto Ocando

El primer contingente de expertos policiales cubanos llegó esta semana a Venezuela para diseñar un programa de entrenamiento a miembros de la nueva Policía Nacional de Venezuela, una decisión que está provocando polémica en el país petrolero.
La misión cubana está presidida por Ramón Rodríguez Curbelo, el jefe de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), que estará a cargo del entrenamiento que los efectivos suramericanos recibirán en la isla a partir de junio próximo, en cursos de tres meses a los que asistirán varios contingentes policiales venezolanos en forma rotativa.
La visita de Rodríguez Curbelo coincide con otra misión proveniente de Nicaragua, cuyo principal cuerpo policial también ofrecerá entrenamiento in situ a los agentes venezolanos.
"En junio, julio y agosto, se realizarán visitas institucionales a organizaciones policiales altamente experimentadas, que han mostrado grandes resultados en la formación de oficiales de policía comunitaria como Cuba y la policía revolucionaria de Nicaragua, que son modelos exitosos'', dijo el ministro de Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, en una conferencia de prensa.
Según el ministro, el objetivo del plan de formación será cumplir con lo establecido en la recientemente aprobada Ley de Policía Nacional del gobierno del presidente Hugo Chávez, la cual ordena crear cuerpos policiales comunitarios en todo el país con el objetivo de "promover estrategias y procedimientos policiales en las comunidades''.
Los planes de formación de la llamada policía "comunal'' están tan avanzados que ya existen tres centros pilotos en barrios marginales de la capital venezolana, creados a partir de la experiencia policial cubana y nicaragüense, informó el comisario Wilmer Flores Trossell, el director de la Policía Metropolitana de Caracas.
Flores adelantó que ya está seleccionada "la primera avanzada'' de efectivos que se formarán en Cuba y Nicaragua en menos de un mes.
"Este será un adiestramiento que nos permitirá tener una visión más amplia sobre el contacto del policía con las comunidades. Será una convivencia con otras policías para conocer el tipo de metodología que usan de manera que nosotros podamos adaptarla a nuestras realidades'', indicó Flores Trossell.
La idea de una policía comunitaria venezolana entrenada en Cuba, está generando suspicacias entre expertos policiales venezolanos y del exilio cubano y nicaragüense en territorio norteamericano.
"Este es un proyecto que tiene un marcado carácter ideológico'', dijo a El Nuevo Herald el general disidente Luis Camacho Kairús, ex viceministro de Seguridad Ciudadana que en el 2002 trabajó de cerca con el ministro de Interior y Justicia.
El ex militar, que reside en Miami, detalló que el propio Rodríguez Chacín estableció los parámetros de la nueva policía nacional cuando afirmó que debía ser "subversiva'', "insurgente'' y "revolucionaria''.
"Simplemente les van a enseñar cómo convertirse en policías ideológicos, van a aprender las funciones que cumplen los policías en estados totalitarios'', indicó Camacho Kairús.
La policía venezolana tradicionalmente ha tenido un nivel formativo "muy elevado'', pues se ha entrenado "en las mejores academias de Europa y Estados Unidos'', acotó Camacho Kairús, pero en la actualidad "Venezuela se ha aislado de la comunidad internacional en material de formación policial''.
"Puedo asegurarle que una buena dosis de ese entrenamiento será de trabajo de formación política e ideologica'', dijo Juan Reyes Alfonso, ex agente de la intelingencia cubana y ex funcionario del Ministrerio del Interior (MININT) en Cuba.
Para Reyes, a fin de que los funcionarios policiales venezolanos sean entrenados en "una organización similar a la que ellos quieren crear'', y que "ha tenido éxito en su labor de represión y control durante tanto tiempo'', "no hay mejor sitio que Cuba''. "Me imagino que les mostrarán entre otras cosas cómo la policía en su nivel de base, o sea la policía de barrio o jefe de sector, se apoya en los CDR (Comités de Defensa de la Revolución), la FMC (Federación de Mujeres Cubanas), entre otras organizaciones, para realizar su labor de penetración y vigilancia de los ciudadanos comunes que viven en esos vecindarios''.
El ex agente de inteligencia advirtió también sobre el peligro de que estos agentes venezolanos terminen reclutados por la inteligencia cubana para labores de espionaje no sólo en Venezuela, sino también en cualquier otro país, incluyendo Estados Unidos.
"No me extrañaría ver a algunos de esos policías emigrando en el futuro hacia los Estados Unidos bajo diversas circumstancias, ya sea como disidentes u otra modalidad, y estableciéndose en lugares claves donde hayan objetivos de interés tanto de Cuba como de Venezuela, como por ejemplo las comunidades de exiliados en la Florida'', puntualizó Reyes Alfonso.
Para el ex director del Cuerpo Técnico de Policía Judicial, Pablo Guzmán, tanto la policía cubana como la nicaragüense "no son policías de referencia''.
"De la policía cubana no conocemos sus procedimientos. A veces vemos cuando apalean a otros en la calle porque son disidentes. No sabemos cuánta criminalidad existe en esa isla, desconocemos si hay tráfico de drogas y sus índices de homicidios, porque allí no hay acceso a ese tipo de información'', dijo Guzmán en una declaración al diario El Universal de Caracas.
En cuanto a la policía de Nicaragua, acotó Guzmán, "entiendo que es un híbrido en formación'', principalmente porque se formó después de la guerra civil entre los sandinistas y la contra.
"No veo que la policía nicaragüense pueda entrenar a los policías venezolanos, teniendo el gobierno venezolano mucho más recursos que Nicaragua'', dijo el doctor Salvador Marín, un activista de la comunidad nicaragüense en Miami y participante en la lucha contra los sandinistas en la década de los 80.
Marín dijo que probablemente "van a ser entrenados con pequeños grupos de la policía que son sandinistas'' y durante el conflicto armado cumplían funciones de espionaje, de reclutamiento y de ‘‘orejas'', informantes en sectores populares que denunciaban a opositores.
Tomado de El Nuevo Herald

------------

Empieza la Jornada


Con un camioncito sería más rápido. Pero el combustible… Pero las piezas… Pero… El caballo es más cariñoso aunque tiene la desventaja que en un descuido a cualquiera le comen el transporte.

Cocteles en el patio


MOJITO CRIOLLO
En vaso de ocho onzas
1 cucharadita de azúcar
1 ramito de yerbabuena
14 onza de jugo de limón
1 12 onza de Ron Carta Blanca
Pedazos de hielo y soda


NACIONAL (Hotel Nacional)
14 onza de jugo de limón
12 de Apricot Brandy
1 onza de jugo de piña
1 12 onza de Ron Carta Blanca
Batido a mano y servido en copa alca
Con lasca de piña y guinda


CUBA LIBRE
En un vaso alto de 8 onzas
2 cubitos de hielo
2 onzas de Ron
Llénese el vaso con su cola favorita.

Castillo de Jagua

En 23 y G, recuerdo que antes era Rancho Luna.

Del Álbum, El Benny.





Sus canciones no pasan de moda. En la época que le tocó vivir no existían los recursos tecnológicos que hay ahora. ¿Cómo hubiera sonado”La Tribu” en estos tiempos? Seguramente ¡De maravillas!

A la turca, ketchel 26 (cuento), Luis Cino

Los tragos ya no quemaban. El Turco añadió esta vez menos agua para rebajar el alcohol, puso a los Credence en la grabadora y encendió otro cigarro.
-Coño, ¿no tienes otra musiquita por ahí mas suave, que se entienda lo que canten?, preguntó Julio mientras sentía que se le empezaba a dormir la cara.
Resignado, el Turco sustituyó a John Fogerty por Kenny Rogers. Era lo más suave que podía soportar un sábado por la noche. Todo por la visita. Le gustaba que la gente se sintiera bien en su casa.

Su mujer había invitado a Julio. Trabajaba con ella en el frigorífico. Era CVP. Convenía estar en buenas con él para poder seguir sacando pollos y carnes cuando Julio estuviera de guardia. El tipo era del partido y tenía fama de ser cuadrado, pero habían hecho amistad. Sentían pena por él. Su esposa lo había abandonado. Se le había ido la mano en el zorreo con la rubita del almacén, 30 años menor.

-Bueno, dime, ¿Cómo la estás pasando?- preguntó Luisa saliendo de la cocina con una bandeja de croquetas. Julio había cumplido años el jueves y ellos lo habían invitado a venir a la casa el sábado para celebrarlo.

-Mortal, esto es tremendo homenaje. Verdad que ya no hay gente como ustedes- dijo Julio, croqueta en mano y tomándose otro trago.

-Julio, dale suave no te vayas a emborrachar que no queremos cargarte- advirtió Luisa.

-No, hombre, no, que me voy a jalar yo, venga alcohol, que yo no me mareo, ni me da por vomitar ni hablar mierda...

-¿y cuantos años cumpliste, Julio?- preguntó el Turco, sin demasiado interés, ya sin tema de conversación.

-Sesenta, aquí donde me ven…

-Coño, yo te echaba unos cincuenta cuando más.

-Sí, yo estoy entero. Me siento de quince- dijo mirando a Luisa de reojo.

-Ojala yo llegue a esa edad como tú, porque yo le tengo un miedo a la vejez del carajo- dijo el Turco, fingiendo no notar la mirada de Julio a su mujer.

-¿Y que edad tú tienes?

-Cumplo 37 en septiembre.

-Ay, chico, cuando yo tenía 37 me comía el mundo. Ahora es y todavía me lo como. Lo mío son las jovencitas. De 40, ya son viejas para mí. Y respondo. La que me prueba, no me deja- y volvió a mirar a Luisa.

El Turco volvió a disimular, se empinó otro trago y dijo:

-Sí, pero yo no voy a llegar como tú…La gente de ahora estamos mal alimentados, con tremendo stress y tomándonos este alcohol…si llegamos es en silla de ruedas.

-Que tu hablas, muchacho. Tú no sabes la que se pasaba antes. Por eso, a mí hay que matarme por la revolución. Con período especial, sin rusos, con bloqueo, como sea…
Esta revolución es muy grande. Lo único malo es que se le afloja la mano. Aquí hay que fusilar a unos cuantos singaos para que tu veas que se acaba la bobería y la gente no habla tanta mierda…

Fue entonces que el Turco puso en la grabadora un cassette con blues de B.B King.

-Quita eso, por tu madre, que da ganas de cagar- dijo Julio- oye, tu eres enfermo a la música yuma, en mis tiempos hubieras caído en la UMAP. Como le di patadas por el culo a tipos como tú.

Luisa volvió a la cocina y el Turco preguntó: ¿Y tú fuiste guardia en la UMAP?

-Sí, me mandaron castigado por templarme a la mujer de un sargento. Fue cuando me sacaron del pelotón…

-¿Qué pelotón?

-El de los fusilamientos, en La Cabaña.

-¿Y tú fusilabas?

-No, yo era el que dirigía la escuadra y daba el tiro de gracia. Uno sólo, aquí, detrás de la oreja…

-No jodas, Julio, ¿Cómo podías?, ¿no sentías cargo de conciencia?- preguntó Luisa, de regreso con más croquetas en la bandeja.

-¿y por qué no iba a poder? A nadie lo fusilaron por gusto. Todos eran unos singaos enemigos de la revolución. ¿por qué no iba a poder? Si había una mujer que dirigía un pelotón y daba el tiro de gracia ella misma. Y buena que estaba. ¿Cómo no iba a poder yo? Por la revolución yo hago cualquier cosa…

-Pero, no te sentías mal, ¿ no te remordía la conciencia?- preguntó Luisa.

El Turco, muy serio, con la mirada perdida, escuchaba The thrill is gone.

-Mira, te voy a decir la verdad. Al principio me impresionaba. Luego, me llegó a gustar. Cosas de muchacho. Yo era muy jovencito. Gozaba con los que lloraban, como unas putas, pedían perdón, a veces hasta se meaban del miedo. Otros eran gallitos y gritaban en el paredón cualquier mierda que se les ocurriera. Entonces me daba roña. Pero siempre me sentía poderoso. A veces, hasta se me paraba con el disparo. Ahí empecé a preocuparme y a pensar que eso no era normal. Aunque la verdad que a mí se me para de nada, con cualquier cosa…

Ya a sus ojos le era difícil enfocar a Luisa, que era a la única que miraba. El Turco había pasado de los blues a Ozzy Osborne. Totalmente ido de la conversación del otro hombre y su mujer.

-Manda, pinga, con esa musiquita…Por tu madre, ¿no tienes algo de El Puma? ¿O de José José? Bueno, para seguir el cuento. Fui a parar al siquiatra, porque me mandó la jefatura. Yo no creo en nervios ni ninguna otra de esas mariconerías. Pero me alegró que me dieran de baja del ejército. Ya estaba cansado de la vida militar...Con permiso, voy a mear y tengo con qué…

Trastabillando, se dirigió al baño. Cuando salió, todo daba vueltas. Las guitarras eléctricas de la grabadora parecían tocar desde el fondo del infierno.

Luisa acudió a sostenerlo. Temía que se cayera. El la rechazó y deslizó su mano por su muslo:

-Oye, yo soy un hombre. El que tú necesitas…

-Suelta, Julio, que coño te pasa. Mi marido te va oír…

-Ese es maricón, que me oiga, a mi que me importa…

El Turco regresaba del balcón en ese momento. A tiempo para escuchar a su mujer decirle a Julio que era tarde, estaba borracho, se estaba poniendo pesado y era mejor que se fuera.

-Sí, es mejor que me vaya, el lunes hablamos. Voy echando…

-No, mi socio, no te puedes ir así- dijo el Turco levantándose y apagando la grabadora:
- Te voy a acompañar.

-No, que cosa es eso, yo soy un hombre y voy por mis pies…

-Así no te puedes ir solo, yo te acompaño.

-Oye, que no, consorte- dijo saliendo por la puerta. El Turco salió tras él. Lo recogió del suelo. Estaba sentado en el tercer escalón. Lo levantó por los sobacos, sin ceremonias.

-Vamos, cojones, camina y no hables mas mierda.

-Oye, ¿con quien es eso?

-Contigo mismo, dale, camina.

-No, no, eso no es así…

-Oye, esto es como me salga a mí, camina, cojones.

Julio se apoyó en un poste y lo miró de arriba abajo.

-Oye, oye, como es esto.

-Oye, esto es que tu eres un viejo maricón, chivatón, descarado y asesino...

-Mira, peluo maricón, te despingo…

-Sí, ven, que tú lo que me vas a fusilar es la cabeza de la pinga…

El primer puñetazo lo tiró Julio. Perdió el equilibrio, pero no cayó al suelo porque su cara chocó con el puño del otro.

-Llévalo, que ese es el único piñazo que te voy a dar. Lo que tengo para ti es un repertorio de galletazos, porque tú lo que eres es una puta vieja- y le dio el primero de los bofetones anunciados:

-Vaya, para que respetes a las mujeres de los hombres.

El Turco parecía otro. Julio, arrinconado contra la pared de una bodega, también.

-Déjame, coño, que yo no te he hecho nada…

-Camina, vieja chivata, maricona,… y los bofetones siguieron. Uno cada vez que cruzaban una calle. Hasta que Julio cayó al piso. Resbaló en su vómito.

Faltaban unos trescientos metros hasta su casa. Julio no se resistía ya, sólo se quejaba. La calle estaba desierta. El Turco lo condujo apoyado en su hombro hasta la casa. En la puerta, le metió la mano en el bolsillo, sacó la llave y abrió la puerta. A empujones, lo entró. Frente al televisor, volvió a caer. Desde el piso, le suplicó:
- No me mates, coño…

-No, quien te va a matar, si tú eres una puta- dijo el Turco mientras lo meaba minuciosamente. Primero la cara, después enfiló el chorro hacia el bolsillo de la camisa: --Eso es para que tú veas que no todo el que se mea es por miedo a que lo fusilen.

Luego, le dio una patada en el culo, a modo de despedida, y se fue con un portazo.

-¿Algún problema, compañero?- le preguntó un hombre con brazalete rojo y linterna que hacía la guardia del CDR.

-No, ninguno, Julio que se pone pesado cuando toma…Lo tuve que traer a rastras. Suerte que fue solo cuatro o cinco cuadras.
-Sí, el pobre, es tremendo compañero, pero está medio fundido desde que salió de las FAR.

-Ah, bueno, ya tu ves, no se puede coger lucha- dijo el Turco y se alejó rumbo a la calzada.
Arroyo Naranjo, 2006-08-21