jueves, 3 de septiembre de 2009

LLEGÓ EL PESCADO A JAIMANITAS. Frank Correa


Jaimanitas, La Habana, Septiembre 3 del 2009, (SDP) En Jaimanitas, llegó el pescado a la carnicería. El dato interesante gravita en que ese producto, declarado imprescindible en la canasta básica ofertada a la población por la libreta de racionamiento, estuvo más de dos años sin ofertarse en la red minorista.

El descenso en el nivel de captura, sumado a la prioridad destinada al turismo, incidió en estos dos años de carencia y provocó que las disponibilidades fueran consignadas solamente a dietas de embarazadas. En la actualidad se ha vuelto muy difícil comprar pescado en la calle. Por ser un poblado marino, en cuanto la noticia se divulgó, los jaimanitenses corrieron a comprar su libra per cápita de pescado.

En todas direcciones comenzaron a aparecer personas con pescados. El panorama recordó los tiempos en que abundaba la pesca en la zona y no había escasez ni restricciones. Se recordó a Peje Diente y a Atila, los artistas de la pesca. Dicen los viejos pescadores que esos jureles antes eran utilizados solamente para carnada.

La nueva ley de propiedad de embarcaciones, dictada a finales de los años noventa, redujo en más de dos tercios los botes de pesca. Los trabajadores del mar que quedaron excedentes tuvieron que absorberse en la masa obrera, como albañiles, custodios o choferes de bicitaxis. Hoy con la llegada del pescado, esos antiguos pescadores compraron su cuota en el mostrador con el mismo apremio con que enganchaban los peces desde los botes.

La Vía Blanca, la calle más importante de Jaimanitas, se vio colmada de personas que caminaban con uno o varios pescados, según la cantidad del núcleo familiar. A un núcleo de cinco miembro pueden tocarle tres. A los núcleos de siete personas o más tal vez le correspondan cinco. Caprichosamente los peces se movían con sus dueños según sus rumbos y cuando se juntaban varias personas con pescados en un mismo sitio, semejaban cardúmenes.
Esa noche, un olor masivo a pescado frito se dispersó por toda Jaimanitas.
beilycorrea@yahoo.es