jueves, 3 de septiembre de 2009

PARA DECIR LA VERDAD, Pr Manuel Morejón Soler


San Miguel del Padrón, La Habana, septiembre 3 de 2009 (SDP) Dice en Jeremías 1: “Vino pues palabra de Jehová a mí diciendo: Antes que te formases en el vientre, te conocí y antes que nacieses te santifiqué y te di por profeta a las naciones. Y yo dije: ¡Ah, señor Jehová! He aquí, no sé hablar porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas soy un niño, porque a todo lo que te envíe irás tú y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová. Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca y me dijo: he aquí que he puesto mis palabras en tu boca”.

Micaías era un profeta del tiempo de Acab de Israel y de Josafat de Judá. No figuraba como uno de los grandes profetas y sin embargo era grande. Cuando el mensajero de los reyes le habló diciendo que que Acab y Josafat querían que les informara acerca del éxito de la campaña contra Ramot de Galaad y el mensajero le aconsejó que hablase en el mismo tenor que los demás profetas, entonces Miqueas respondió: Vive Jehová que lo que Dios me dijere, eso hablaré. (Crónicas 18:13)

“Como consecuencia de su osadía lo encerraron en la cárcel y le dieron pan de aflicción y agua de angustia”. (Crónicas 18:26)

Galileo necesitó valor para anunciar al mundo que la Tierra se movía en una órbita alrededor del Sol y no el Sol alrededor de la Tierra. El Papa lo amenazó con la excomunión porque sus ideas eran contrarias a las de la iglesia romana. Desgraciadamente, Galileo por fin negó lo que él creía que era la verdad para evitar el castigo papal.

William Wilberforce tuvo valor para condenar la esclavitud cuando las leyes de Inglaterra permitían la compra y venta de personas. Abraham Lincoln se mostró valeroso para librar a los esclavos en los Estados Unidos. John Wesley se pronunció contra toda la injusticia social de su época sin escatimar el precio. Karl Bart se pronunció contra el nazismo pese a lo que podía haberle costado.

Son sólo varios ejemplos de hombres que tuvieron valor para decir la verdad. Necesitamos valor para oponernos a la mentira y a todas las prácticas que son contrarias a las leyes de Dios y al bienestar del hombre.
imorejon@yahoo.es