jueves, 28 de febrero de 2008

Mientras Cuba duerme, Comunistas y Demócratas pelean entre si. Usted no debe tener ninguna duda. Aleaga Pesant




En el silencio de los alcoholes, los miembros del gobierno deben haber llegado a la misma conclusión que gritan a viva voz los miembros de la oposición política: Cuba va mal.

La pregunta que se impone es, ¿por qué la elite política comunista no se mueve?

Una razón para la supuesta estabilidad del actual gobierno, independientemente de todos los pronósticos y del terror al que tienen sometida a la nación con juicios sumarios, brigadas de respuesta rápida, y una diáspora que supera el 18 % del total de la población, es el “equilibrio del error”, que existe entre su elite.

Cuba va mal. Su crisis, a diferencia de la consideración de la mayoría de los cubanos, afecta también a las élites gobernantes. La estrategia, “detrás de mi el diluvio”, establecida por el Doctor Castro, lleva cada vez a más personas, a la pérdida de dos elementos valiosos en la vida: las aspiraciones y el tiempo. Ambos elementos complejamente concatenados, cobran sus victimas también entre los cortesanos de la comandancia.

La inmovilidad, de las elites políticas nacionales, en el último periodo del gobierno militar sorprende. Atribuladas como están en sus pujas internas, se perciben como incapaces de conjeturar, cual será el próximo retroceso, de un gobierno que ellos mismos integran: ¿Una nueva ola represiva?; ¿la constante presencia del Pro Cónsul Venezolano?; ¿el cierre de empresas nacionales o extranjeras?; ¿el aumento de la insalubridad monetaria? ¿Otra payasada política por televisión?

Todo indica, que la parálisis que entumece el cuerpo del liderazgo comunista, le impide a sus comisarios aventurarse a razonar y estructurar mas allá de sus miedos, una visión posible y deseable de la nación, sin la presencia de los hermanos Castro. Una proyección estratégica que sobre alianzas, ejes y conflictos, permita establecer el tipo de estabilidad que saque a la nación de la tragedia que constituye la falta de libertades políticas, civiles y económicas, la ineptitud gubernamental y la apatía social.

Las elites comunistas, esas mismas que ahogan sus penas ahora mismo, en un solitario Whisky de malta, paralizadas como están por el temor a ser delatadas por sus mismas compañeras de viaje, o por la incapacidad de intercomunicarse entre ellas, se pudieran estar dividiendo en cinco poderosas y estables fuerzas políticas a las que con el permiso del lector, me gustaría denominar como: los militares-empresarios, los militares-represores, los conservadores, los reformistas y los talibanes.

Fuera de esta división, pero muy pendientes de ella, están los llamados históricos: conformado por los Comandantes de la Revolución (Almeida, García y Valdés) que “ni pinchan, ni cortan”, Pero tienen en sus manos dos legitimidades: la histórica, porque fueron fundadores de la revolución y se mantienen al lado del jefe; la jurídica, que nace del actual ordenamiento constitucional, creado a imagen y semejanzas de las aspiraciones del jefe. O una tercera legitimidad, en el más marxista de los tonos: la económica.[1]

Una muy breve caracterización de los grupos que conforman el círculo del poder, pudiera arrojar la siguiente información.

Los militares pudiera ser el segmento más fuerte de la elite, pero se dividen en dos grupos probablemente antagónicos entre si: los empresarios y los represores.

LOS MILITARES REPRESORES.
Se caracterizan por que creen o dicen creer en la Revolución y en su Comandante en Jefe. Desprecian a los corruptos militares empresarios, que llevan la “Dolce Vita”
[2], mientras ellos, en las prisiones, en las estaciones de policía, o en las instalaciones de la policía política, hacen el “trabajo sucio”, por un discreto salario y miserables condiciones de vida. En esto último se les unen los militares profesionales del ejército de aire, tierra y mar.[3]

Los militares represores, se subordinan a Colomé Ibarra: General de Cuerpo de Ejercito. Miembro del Buró Político, del Comité Central, del Partido Comunista de Cuba. Vicepresidente del Consejo de Estado. Ministro del Interior (desde la destitución de Abrantes en 1989). Jefe de la Misión Militar en Angola (1975) Jefe de Operaciones del G-2 de 1959 a 1961
[4].

El “Furry”, como lo conocen sus allegados, ha sido a lo largo de los últimos 50 años, uno de los principales Gladiadores del gobierno cubano. Cuenta con una amplia experiencia militar y represiva. Por todo ello se le considera un “duro”. Los “históricos” (Almeida, García y Valdez) pueden ver en él, un aliado natural.

Entre los principales exponentes de los militares represores están: los Generales de Cuerpo de Ejercito Álvaro López Miera, y Leopoldo Cintra Frías, ambos del Ejército. Los Generales de División Carlos Fernández Gondín, de Brigada Humberto Francis Pardo Aka y Eduardo Delgado Rodríguez y el Coronel Rafael Guzmán (jefe de prisiones), estos últimos del Ministerio del Interior.

El General Colomé, tiene muy pocas razones para promover la democracia, por que el y los suyos serian probablemente llevados a juicio
[5], a no ser que desplegaran una poderosa capacidad para negociar.

Al ser los militares represores, la garantía de seguridad para el Estado, y de la estabilidad de la transición, todos tratan de acercárseles; pero, ellos a la vez, se ven amenazados por todos y especial por los reformistas. Además, prescinden de los talibanes, por su discurso vacío e inmaduro y por sus desmedidas ambiciones de poder.

LOS MILITARES EMPRESARIOS.
Esta otra parte de los guerreros, los empresarios. Esta compuesto por soldados que trabajan en distintos niveles de la economía, sin haber sido retirados del servicio activo, en la mayoría de los casos. De hecho mantienen las mismas concepciones jerárquicas en cuanto a sus grados militares, aunque visten de civil. Se aglutinan alrededor de la Sección V del MINFAR y del grupo GAESA. Dirigen empresas de diferentes niveles, desde fincas agropecuarias hasta holdings como CIMEX. Los lazos de unión entre ellos, están dados fundamentalmente por los lazos de armas, fraguados en las misiones militares en África y América Latina.

Ganaron preponderancia con la propuesta del “Grupo Perfeccionamiento Empresarial”, subordinado desde el principio a Julio Casas, que le daba desde 1988, algo mas de autonomía a un grupo de empresas militares y paramilitares y tuvieron su mayor esplendor, luego de las reformas de 1994, con el desarrollo de las zonas francas del Wajay y el Mariel

Este grupo de empresarios se subordinan al General de Cuerpo de Ejercito Julio Casas, quien es miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Además de Vice primer Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Jefe del Grupo de Administración Empresarial, SA. (GAESA) y Jefe de la VI Sección del MINFAR.
[6]

Casas, pudiera considerarse representante de un ala tecnocrática de los militares, vinculada a los negocios, empresas comerciales extranjeras, viajes al exterior y un nivel de vida muy por encima del 99 % de la población. Teniendo relación directa profesional y personal con las monedas extranjeras, especialistas consideran que entre estos hombres, están algunas de las mayores fortunas del país.

Este grupo está abierto a las reformas económicas (China, Vietnam), no a las políticas. Entre los nombres mas importantes se puede citar a Oscar Basulto Torres (Presidente de Habanos SA). Eduardo Bencomo Zurdo (Presidente de CIMEX) y el Mayor Luis Alberto Rodríguez López- Callejas (Vicepresidente de GAESA). Por nombrar solo a tres, de los más de treinta personas que se pueden considerar importantes y donde se encuentran varios Ministros.

Como este grupo se sostiene sobre un sólido poder económico, puede establecer alianzas con todas las tendencias del poder, menos los conservadores que juegan a ser ascetas. Sus aliados naturales pudieran ser los reformistas. No aprecian a los militares represores, por que consideran tienen las “manos manchadas de sangre”, y no están a su nivel; pero recuerdan, que son ellos los que pueden mantener la estabilidad para el desarrollo de sus negocios y evocan en las reuniones del partido comunista donde coinciden, los gloriosos años de lucha.

LOS TALIBANES O GUEVARISTAS.
El segmento al que propondría llamar los Talibanes, están encabezados por Felipe Pérez. Quien es miembro del Consejo de Estado, Ministro de Relaciones Exteriores y fue Jefe del Grupo de Apoyo a Fidel Castro
[7]. Con visibles ambiciones de poder, Felipe Pérez, es considerado como el líder de la facción más intolerante del gobierno, “los Talibanes”. Entre los exponentes de esta caterva están Carlos Valenciaga (jefe del grupo de apoyo de FCR) Otto Rivero Torres (Vicepresidente del Consejo de Estado para la Batalla de Ideas) y Hassán Pérez (2do Sec. de la UJC).

La incapacidad para realizar una ingeniería exterior inteligente, depreció la capacidad política que pudo tener Felipe Pérez cuando asumió la cancillería. Por su cercanía a Fidel Castro, su grupo de poder, tratará de ser el heredero directo del gobierno militar. Sus cartas de triunfo son la ambición y el desprecio yuppy
[8] por todos los demás incluido entre ello la ideología comunista, en la que ven un escalón para alcanzar sus ambiciones[9]. Su autosuficiencia insuficiente, los enfrenta directamente a los militares represores y empresarios. Debido a que ambicionan conservar el status quo que mantienen los primeros y obtener el nivel de vida que detentan los segundos.

No es difícil prever que llegado el momento, los talibanes abracen la “fe de los conversos”, se alejen de su retórica guevarista; de los conservadores; de los militares represores y se acerquen a los reformistas y a los militares empresarios, con tal de lograr sus aspiraciones.

Entre las cabezas visibles de los reformistas está la de Carlos Lage
[10], quien es Medico Pedíatra, además de Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Vicepresidente del Consejo de Estado, Secretario Ejecutivo del Consejo de Ministros (1994) y fue en su momento 1er Secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas y Presidente de la Federación Estudiantil Universitaria. Se le considera como el “padre” de las reformas económicas de 1993.

Entre los reformistas del gobierno los observadores nombran a: Abel Prieto Jiménez (Ministro de Cultura), Eusebio Leal (Historiador de la Ciudad de la Habana), Jorge Luis Rodríguez (Ministro de Economía). Se les califica como intelectualmente capaces y con discurso personal, en medio del “coro de casandras”.

Los reformistas tienen reconocimiento intelectual internacionalmente, pero perdieron mucho prestigio en ese escenario, defendiendo las posiciones del gobierno militar, basadas en juicios sumarios y fusilamientos arbitrarios. De hecho lo que se podría llamar como la cancillería cultural ha corroído el poder de comunicación de los reformistas con el exterior

Producto de su pragmatismo, inteligencia e independencia los reformistas no gozan de la confianza de los militares-represores; pero si de los militares empresarios que los ven como sus iguales. Por lo que se encuentran más cercanos a los segundos, que a los primeros. Son rechazados por los conservadores, y los talibanes no encontraran reparos en entenderse con ellos llegado el momento.

Los que me atrevo llamar como conservadores, están liderados por los médicos Miembros del BP del CC del PCC y del Consejo de Estado: Machado Ventura
[11] y Balaguer Cabrera[12]. En sus filas se encuentran Estaban Lazo Hernández, Juan Carlos Robinsón, Raúl Valdez Vivó y Wilfredo López Rodríguez, todos ellos caracterizados por una retórica totalitaria, filo fascista, intolerante e inaudible. Se oponen al libre mercado o a cualquier otro símbolo de libertad ciudadana.

Los conservadores tienen posibilidades de subordinar a otros grupos de las elites por el poder establecido a la sombra del poder, pero no por las posibilidades de giro, tolerancia o adaptación a las nuevas condiciones. Son “cardenales ideológicos”, desconectados de la realidad, pero con poderes absolutos. Sus aliados naturales en este momento son los militares-represores y aunque parezca lo contrario, los talibanes no tienen nada que ver con ellos. Debido al discurso austero, rígido y puritano de los conservadores.

La actual línea de contra reformas, liderada por el grupo conservador, y soportada por los beneficios de las ayudas económicas de la Union Europea, la Republica Bolivariana de Venezuela y la Republica Popular China (el orden se corresponde con el monto de las ayudas financieras) llevó al país a una situación anterior a la de 1994; pero con la diferencia de que diez años después, tantos lo militares-empresarios, como los reformistas, como la sociedad en su tamaño, saben apreciar las bondades del libre mercado. El crecimiento de las economías personales y familiares, a partir de la creación de pequeñas y muy pequeñas empresas en el periodo de auge de la reforma fueron la prueba.

Debido a la imposibilidad de manifestación publica de las ideas, dentro de la isla, la nueva fase de la crisis comenzada a partir del año 2001, provoca que se vuelvan acumular las presiones sociales a nivel comunitario y de base. A nivel superestructural esto se manifiesta en el afianzamiento de los grandes bloques ya identificados, que a partir de las mismas intolerancias y suspicacias aprendidas en los últimos cincuenta años, se encargan de impedir el establecimiento de alianzas estratégicas entre las partes, con tal de dar un atisbo de solución al atasco.

La “real politik”, desde su esbozo por Maquiavelo en “El Príncipe”, plantea el reconocimiento de las posibles amenazas, como preponderante en cualquier ingeniería política. El establecimiento de la Unión Soviética y dentro de ella, el gobierno del Partido Comunista profundizó esta tesis, y agrego el concepto de “fortaleza sitiada”.

Reafirmado desde aquí, que cualquier esbozo estratégico dentro de los sistemas totalitarios, pasa por la comprensión ante todo de un diseño de amenazas, tanto externo como interno. A lo anterior se suma que el comportamiento mental del caudillo, se basa en la arquitectura de amenazas y no en el de oportunidades, lo que evidentemente influye en el comportamiento de sus subordinados.

Se le opone a esta forma de construcción política, la arquitectura creada por la Paz de Viena 1815, alcanzada entre Austria, Francia, Inglaterra. Basada en un planteo de aprovechamiento de las oportunidades, para lograr objetivos concretos. Este rediseño político constante, que toma como punto de partida, las congruencias entre los diferentes actores, es lo que permite el aumento progresivo de los sistemas democráticos a nivel mundial.

Quizás cambiando la lógica interna sobre la que se sostienen estos grupos y la búsqueda de diferentes formulas de negociación entre ellos, les permitiría quitarse de encima el pesado fardo que significa el populismo castrista.

La crisis que lleva en si mismo, el actual sistema cubano, así como el temor de los grupos a ser purgados a cada instante, impide que cualquiera de ellos establezcan diseños de construcción futura.

Toda vez que todas las acciones y previsiones pudieran precipitarse con la muerte anticipada del sucesor. Lo que anularía el diseño de sucesión sobre el que se sostiene el actual equilibrio de errores y pudiera proyectar hacia su centro fuerzas centrípetas de tal fortaleza que destruirían el propio sistema. Pero esto será el tema para otro trabajo.
La Habana, 25/02/2008
aleagapesant@yahoo.es
http://prolibertadprensa.blogspot.com/

FUENTES

- Página web de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba.
- Página web del Proyecto de Transición Cubano, de la Universidad de Miami.










[1] La empresa “Flora y Fauna” es dirigida por Guillermo García Frías, mientras, el holding de informatización y tecnología de punta, “Copextel” está presidida por Ramiro Valdés Menéndez.
[2] El término Dolce Vita , proviene de la proverbial película de Federico Fellini. En Cuba es símbolo de los funcionarios corruptos desde aquella época. Es la antitesis de la moral comunista o guevarista.
[3] Aunque nunca se aceptó la tesis de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias, participarían en la represión interna. Los sucesos del 5 de Agosto de 1994, demostraron lo contrario, cuando las tropas especiales de las FAR, se apostaron en puntos clave de la Ciudad de la Habana con armas y munición de guerra.
[4] Abelardo Colomé Ibarra (Furry) (n. 39-09-13). General de Cuerpo de Ejercito. Miembro del Buró Político, del Comité Central, del Partido Comunista de Cuba. Vicepresidente del Consejo de Estado. Ministro del Interior. Jefe de la Misión Militar en Angola (1975) Jefe de Operaciones del G-2 de 1959 a 1961. Uno de los principales Gladiadores del gobierno cubano. Ingresó en el movimiento 26 de Julio en 1955; tomó parte en el Alzamiento de Santiago de Cuba en 1956 y en marzo de 1957 se incorporó al Ejército Rebelde. En 1970 fue designado Jefe de la Dirección de Contrainteligencia Militar; 1975 Jefe de la Misión Militar de Cuba en Angola y a su regreso Viceministro de las FAR. En 1989 Ministro del Interior. Ha sido delegado a los cinco Congresos del Partido. Posee el título de Héroe de la República de Cuba y la Orden "Máximo Gómez" de 1ro. y 2do. grados. Diputado desde 1976.
[5] Aun y con la creación en Cuba durante la transición a la democracia de mecanismos tan benignos para con los represores como la Comisión Verdad y Reconciliación de Suráfrica o la Comisión Retting en América Latina, es muy probable que estos ciudadanos deberán ir a juicio por sus actuaciones.
[6] Julio Casas Regueiro: General de Cuerpo de Ejercito. Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Viceministro Primero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Miembro del CE. Jefe del Grupo de Administración Empresarial, SA. (GAESA). Jefe de la VI Sección del MINFAR.
En 1958 se incorporó a la columna del Comandante Raúl Castro para abrir el Segundo Frente Oriental "Frank País". Cumplió misión militar en Etiopía. Al regresar fue designado jefe del Ejército Oriental, hasta 1981 en que fue nombrado sustituto del Ministro de las FAR, Jefe de las tropas de la DAAFAR. En 1988 pasó a ocupar el cargo de Sustituto del Ministro de las FAR para la Actividad Económica. En enero de 1990 fue promovido a Primer Sustituto del Ministro de las FAR.. Ha sido delegado al III, IV y V Congresos del PCC. Ostenta el Título de Héroe de la República de Cuba.

[7] Felipe Ramon Pérez Roque. (N. 650328) Ing. Presidente de la FEEM (1982) Presidente de la FEU (1988-90). Jefe del Grupo de Apoyo de Fidel Castro (1990-99).Miembro del Consejo de Estado y del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Ministro de Relaciones Exteriores (>1999). Diputado desde 1986 y Miembro del Consejo de Estado desde 1993. Integró también el Buró Nacional de la UJC. Es miembro del Comité Central desde 1991, fecha en que pasó al Grupo de Coordinación y Apoyo del Comandante en Jefe. En mayo de 1999 fue designado Ministro de Relaciones Exteriores.
[8] yuppies ( de Young Urban Professional) Joven Urbano Profesional. Jóvenes profesionales caracterizados por inteligentes ambiciosos y despiadados. Charles Sheen, interpreta a uno de ellos en el clásico de Oliver Stone “Wall Stree”.
[9] Circulo la versión a principios del año 2005 en la Ciudad de la Habana que Otto Rivero y más de 40 miembros del Buró Nacional de la Union de Jóvenes comunistas o sus pantallas (como La Batalla de Ideas, Trabajadores Sociales), habían ido a juicio por corrupción y desvíos de recursos. Ningún medio de prensa oficial ni desmintió ni hablo nunca del caso.
[10]Carlos Lage Dávila (n. 51-10-15) Medico. Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Vicepresidente del Consejo de Estado. Secretario Ejecutivo del Consejo de Ministros (1994). 1er Sec. UJC (1982-86). Presidente de la FEU (1976-79). Miembro del Buró Nacional de la UJC, 1982 Primer Secretario. Cumplió misión internacionalista en Etiopía y dirigió el Contingente Médico Cubano. En 1986 fue designado como miembro del Equipo de Coordinación y Apoyo del Comandante en Jefe. Es Diputado a la Asamblea Nacional desde 1976, miembro del Consejo de Estado a partir de 1986 y en 1993 fue electo Vicepresidente de ese órgano.

[11] José Ramon Machado Ventura: Medico. Miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Miembro del Consejo de Estado. Considerado el mas conservador entre la ortodoxia castrista. Fundador del partido comunista (1965). Inició sus actividades revolucionarias desde el 10 de marzo de 1952, cuando era estudiante de Medicina de la Universidad de La Habana. Se incorporó a la lucha guerrillera en la Sierra Maestra. Integró la columna No. 4 bajo las órdenes del Comandante Guevara y la No. 1 de Fidel Castro. También de la de Raúl Castro, organizó el Segundo Frente Oriental. Ministro de Salud Pública, durante más de 7 años. Al constituirse el Comité Central del PCC en 1965, formó parte del mismo. En el 1er Congreso del Partido celebrado en diciembre de 1975, fue ratificado en el Comité Central y elegido Miembro del Buró Político, cargo ratificado en los Congresos siguientes. Diputado desde 1976. Miembro del Consejo de Estado.

[12] José Ramón Balaguer Cabrera: (N. 320606) Medico. Diputado. Ministro de Salud Publica. Miembro del Consejo de Estado y del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Considerado como uno de los líderes ultra conservadores. Fue Secretario del partido comunista en varias provincias del oriente del país. Fundador del PCC (1965). En 1958 se incorporó al Segundo Frente Oriental. Fue Primer Secretario del Comité Provincial del Partido en Santiago de Cuba y delegado del Buró Político en Granma. En 1985 fue promovido a miembro del Secretariado del Comité Central. Fue Embajador de Cuba en la URSS. Es miembro del Comité Central del Partido desde 1975 y Diputado desde 1976.

1 comentario:

Phantom dijo...

Cuando haya libertad en Cuba, le vamos a hacer un monumento a esa jauría uniformada