jueves, 17 de abril de 2008

Extraterritorialidad castrista, Juan González Febles



Hace un tiempo, en mi opinión bastante largo, que periodistas independientes que hacen su trabajo desde Cuba para CubaNet, están privados de beneficiarse de los servicios de las agencias que operan tarjetas de crédito bancario, a y desde Cuba.

Estas agencias operan en territorio estadounidense y cubano. Disfrutan para ello de los beneficios de las leyes de ambos países.

Una Resolución numerada como 40, promulgada por el Banco Nacional de Cuba y que puede sobrevivir o no en la actualidad, excluyó a un grupo de periodistas independientes de usar el servicio de tales agencias. Los ejecutivos de CubaNet alegaron no poder hacer cosa alguna contra tal arbitrariedad. Producto de esa situación, los periodistas independientes de Cuba recibirán el pago de su trabajo a través de ‘mulos’.

Las ‘mulas’ o ‘mulos’ son personas particulares que por una suma que puede ser o no módica, sirven de mensajeros para traer a la Isla dinero o cualquier otra cosa permitida, por las regulaciones vigentes tanto en Cuba, como en los Estados Unidos.

El sistema ha probado no ser eficaz y prestarse para múltiples manejos. En ocasiones, el mulo es interceptado y el envío confiscado por las autoridades castristas. Otras, es el propio mulo quien realiza las confiscaciones. Regularmente, lo que se espera en Cuba, tarda más de lo adecuado. Es de lo peor para el interés de la Prensa Independiente de Cuba.

Mientras Rosa Berre, su directora por antonomasia, estuvo al frente de los destinos de CubaNet, los problemas encontraron solución. En vida de Rosa, las resoluciones de ese carácter fueron enfrentadas por abogados en el marco del sistema de justicia de los Estados Unidos. Después de su muerte, todo cambió.

De repente, las leyes arbitrarias cubanas dictadas por interés y mandato de la policía de Seguridad del Estado, se hicieron cumplir en territorio norteamericano. Consiguieron por fin imponer su autoridad, para de alguna forma impedir que los periodistas independientes, cobren por un trabajo realizado en condiciones difíciles y azarosas.

No usar el servicio de las agencias creditarias se presta para más de un manejo turbio. Es una forma excelente para que no quede forma de seguir el rastro a un dinero que no llegará, o lo hará de forma azarosa. No se trata de que quien suscriba o alguien más desconfíe. Se trata de que la confianza puede ser buena, pero el control es mejor.

Respetar el carácter extraterritorial de ordenanzas bancarias dictadas por el interés de la policía de Seguridad del Estado, parece ingenuo en una lectura, en otra, luce muy mal intencionado. Esto se suma a los esfuerzos de la policía de Seguridad del Estado para hacer desaparecer o devaluar al periodismo independiente cubano. A la luz que aportan los pactos firmados por el gobierno cubano con las organizaciones de Derechos Humanos, del sistema de Naciones Unidas, se impone escamotear su lugar a los actores políticos y de la Sociedad Civil, que no se han plegado al régimen.

Es por esto que se debe mirar con recelo cualquier medida encaminada a reducir el papel de los periodistas o de cualquier actor político o de la Sociedad Civil en Cuba.

CubaNet, curiosamente se niega a publicar la foto de sus periodistas junto a sus trabajos. Recientemente dejó de aparecer la dirección de e-mail de los autores de los trabajos. El link con
http://prolibertadprensa.blogspot.com/ espacio de la Prensa Independiente de Cuba, hecho desde Cuba fue cortado.

Convertir a los periodistas independientes en fantasmas sin rostro, sólo ayuda a la dictadura militar totalitaria de la familia Castro. Silenciar a la prensa independiente, idem.

Algunos piensan que se trata de represalias por artículos y trabajos publicados, que resultaron críticos en relación con el actuar de personas que por omisión o por comisión, perjudicaron la lucha por la democracia que se libra en Cuba. Personas que más allá de corruptas, se convirtieron en auxiliares más que eficientes de nuestros enemigos.

Abrimos el caso al buen juicio de los amigos que no nos faltan, quizás algunos buenos oficios, a la corta distancia, consigan ser más persuasivos.

Sería decepcionante permitir a la policía de Seguridad del Estado y a sus potenciales agentes, ganar esta y otras porfías que vendrán, sobre la extraterritorialidad de sus leyes. No debían ganar, al menos no, en ‘la tierra de los libres y el hogar de los valientes’.
Lawton, 14/04/2008
jgonzafeb@yahoo.com
http://prolibertadprensa.blogspot.com/








2 comentarios:

El Negro dijo...

"La tierra de los libres y el hogar de los valientes". Precioso... pero yo quisiera ver, en mi tierra porque es tanto mía como tuya, a un líder que como Hamlet, Principe de Dinamarca, exclamase al desenvainar la espada: "No todo está está podrido en Dinamarca". Léase Cuba.

Alejandrita dijo...

Básico. Los seres humanos se asocian (en todos los ámbitos de la vida) por dos causas fundamentales: consanguinidad o afinidad. La consanguinidad es bastante restrictiva, pero la afinidad cubre toda la gama de intereses humanos. Evidentemente, no todos los periodistas, dentro o fuera de Cuba, son parientes o tienen los mismos intereses. Me parece que con la oposición que hacen, la espera por la libertad va a ser largaaaaaaaaaa. 50 años más de tiranía comunista es un pestañeo.