jueves, 3 de abril de 2008

Los graduados del Molino (II) , Guillermo Fariñas Hernández Cubanacán Press



Con mucha lucidez, tanto veteranos como nuevos opositores se han percatado que en las actividades de la resistencia cívica, varias de las organizaciones actuales están entrenadas en la concepción del Molino.

El Molino contemporáneo todavía no sabemos donde se ubica. O puede ser que existan varios locales para esta tarea. Sin embargo, los tres objetivos del antiguo Molino y del actual son los mismos: Conocer la disposición de ánimo y enfrentamiento, saber las formas de ayuda y crear malos entendidos entre los pacifistas de la Isla.

El director-fundador de la Escuela de Contra-Inteligencia Militar, ‘Comandante Arídes Estévez’, el hoy coronel en retiro, Héctor Hernández, repetía a sus jóvenes educandos: “Cuando estén en territorio enemigo dentro de una red de espionaje detecten a los agentes infiltrados por sus conductas incoherentes”.

Por eso, resultan sospechosos ciertos comportamientos incomprensibles por parte de algunos llamados ‘disidentes pro democráticos’. Es notorio el hecho que un opositor público al régimen castrista residente en provincia, repentinamente encuentre una casa con teléfono incluido en La Habana. Agréguese a esto, que la policía de Seguridad del Estado, no se lo impida.

Si de forma paralela, el supuesto opositor duplica el trabajo que realizan otras organizaciones, con una eficacia reconocida en la Sociedad Civil cubana, existen fuertes razones para recelar.

Esto se ha manifestado con el trabajo que realiza de forma impecable la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional. La misma cuenta con la friolera de veinte años de experiencia, en la prestación de este servicio público.

¿Para qué tratar de opacar la labor de las distintas agencias de la prensa independiente, uno de los proyectos civiles con mayores resultados? Para ello, se emplea la burda manipulación de presos políticos, mediante la promesa de una cuota de ayuda económica mensual si ellos o sus familiares sólo informan a una entidad opositora específica, la que promete ayuda.

¿Cuál es el motivo para pretender sacar del puesto que ha ganado el Proyecto de Bibliotecas Independientes de Cuba? Por eso se hacen ofertas de dinero a los bibliotecarios, de modo que estos abandonen el Proyecto original en que trabajan. Este proyecto, recibe esporádicas ayudas para realizar sus funciones, pero nunca un salario como tal.

¿Para qué la crítica constante a los emblemáticos prisioneros de conciencia Jorge Luís García Pérez ‘Antúnez’ y Francisco Chaviano González? Ellos cumplieron con dignidad diecisiete y trece años de prisión respectivamente. Pues todo cambio social tiene y crea sus propios iconos y por eso tratan de devaluarlos.

Es muy significativo que líderes reconocidos nunca hayan estado un solo día, presos. Quien redacta, hace la salvedad de Oswaldo Payá Sardiñas, una persona con muchas virtudes y pocos defectos, pero que siempre ha sabido mantener coherencia a lo largo de su fructífera trayectoria.

¿Para qué se creó una nueva concertación liberal a toda carrera, si otros auténticos liberales llevaban seis meses en la preparación de la Unidad Liberal de la República de Cuba? Ignoro cuando la policía de Seguridad del Estado les permitirá a estos veteranos e ilustres dirigentes mediáticos, tener el honor de conocer una cárcel por dentro.

De Fidel Castro nada se sabe a ciencia cierta, ahora gobierna su hermano Raúl. Todos intuyen que van a producirse cambios, pero en Cuba no se puede asumir la variante china. Una comunidad cubana exiliada desmesuradamente fuerte dentro de los Estados Unidos de América, reconfigura todas las alternativas.

Los expatriados cubanos controlan la política norteamericana hacia Cuba con su hábil cabildeo en el Congreso federal. Si unimos todo esto a una prosperidad económica fuera de serie, la posibilidad de grandes inversiones de capital estadounidense en Cuba, se convierte en una quimera imposible. No olvidar que sin la tecnología norteamericana la China de hoy no existiera.

La otra variable a aplicar, es la rusa. O sea, que los mismos que hoy gobiernan, mañana continúen en el poder.

Para eso es menester debilitar a la oposición verdadera, mientras imponen a la opinión pública internacional los nombres de sus opositores de confianza, quienes trataran de desplazar a la oposición real.

Si la oposición interna se mantiene firme, sin intentar abandonar el país y no se deja paralizar en su labor por los agentes infiltrados, en el momento de las negociaciones, se asumirán posiciones de exigencia adecuadas a las circunstancias.

Más temprano que tarde los gobernantes comenzarán a dialogar con la disidencia. Antes que lleguen esos días cruciales para la patria, una tarea se impone en las filas opositoras: Mirar y denunciar las contradicciones de los servidores del actual régimen, los muy calificados y profesionales egresados del Molino.
Villa Clara, 31/03/2008
cocofari62@yahoo.es
http://prolibertadprensa.blogspot.com/






2 comentarios:

El Negro dijo...

Después de leer "Molino I y II", sólo puedo añadir lo dicho por Augusto Comte: "Homo, homini, lupus". ¿Hasta cuándo llevarán medallas y charreteras las bestias gobernantes?

El Negro dijo...

"Obediencia debida" y "responsabilidad vicaria". El pueblo de Cuba... no, no eso es mucha gente. Debo decir, ciertas personas van a tener que aprender el significado de esas frases.