jueves, 24 de abril de 2008

POLÍTICA, Diez mil firmas y mucha buena suerte, Juan González Febles




A Florentino Azpillaga Lombard no lo salvó la ley británica. Tampoco la presunción de que su muerte podría revelar aun más de lo que revelara en vida. Con grados de mayor, desertó del Ministerio del Interior (Minint) cubano. De inmediato intentaron matarlo en Londres.

Al gobierno de Fidel Castro no le preocupó para nada las consecuencias ante el gobierno de la Gran Bretaña. En el hecho estuvo implicado un ‘diplomático’, se trató del Comandante Oscar Fernández Mel. El otro implicado, un oscuro capitán de esa organización hasta fue condecorado por su participación en el hecho.

José Cohen, desertó de la misma organización y aunque no han intentado matarlo, (hasta donde sé) le castigaron cruelmente. Perdió a su familia retenida como rehén por este mismo gobierno.

El general Rafael del Pino se acogió al ‘Witness protection program’, (Programa federal para la protección a testigos), no tuvo otra alternativa. He logrado saber a través de fuentes muy confiables, que la orden para matarlo, aun se encuentra en pie.

A pesar de los antecedentes que cito, (sólo unos pocos) el diario miamense El Nuevo Herald, en su edición del pasado 16 de abril nos relata las andanzas de Pedro A. Riera Escalante. Nos dice Wilfredo Cancio, periodista de ese medio, que Riera Escalante entregó diez mil firmas y una petición en el Parlamento cubano.

La petición de Riera consiste básicamente en lograr la eliminación de los permisos de entrada y salida del país y además, garantizar el respeto para las propiedades de los que decidan emigrar.

Su iniciativa que califica como ‘ciudadana’, no tiene carácter disidente, o al menos eso es lo que él ha dicho. Riera engrosa el número creciente de personas que en Cuba, hoy día, ‘no están a favor o en contra del gobierno, sino todo lo contrario’.

Estas personas ganan espacio y no son molestadas por los órganos represivos del gobierno. Parecen ser más efectivas en sus gestiones que activistas opositores veteranos en estas lides. Al menos obtienen con mucha facilidad espacio mediático.

Riera con su gestión se emparienta con el dirigente opositor Oswaldo Payá Sardiñas. Payá ha emprendido algunas iniciativas de este tipo. Primero el Proyecto Varela con un alto costo de activistas encarcelados y a finales del año pasado, una iniciativa similar a la presentada por Riera, esta vez sin pagar costos en términos de activistas lanzados a las cárceles del régimen.

Para empezar, hay que aceptar que Riera tiene mucho a su favor. Es un tipo con una buena suerte fuera de serie. Sólo necesita las diez mil firmas. Según nos cuenta El Nuevo Herald, era Mayor de la Dirección de Inteligencia (DI) del Ministerio del Interior. Fue capturado en México por un grupo de Operaciones de esa institución, cuando intentaba desertar.

Tuvo tanta buena suerte que la gracia sólo le costó una sanción de cinco años de reclusión, que dicen pasó en ‘La Condesa’, cuando este centro era prisión militar.
La Condesa era una instalación carcelaria de cinco estrellas para militares. Allí si se podía pasar una saludable temporada y hasta escuchar a gusto y con confort a Silvio Rodríguez. Por supuesto, La Condesa no era para desertores o traidores, la instalación acogió a malversadores y otros falsarios fieles a la revolución. Así suelen decir entre ellos, los miembros leales del Minint, los que todos llamamos ‘segurosos’.

Los ‘traidores’ y los ‘desertores’ languidecen en Las Mangas, Aguica o el Combinado del Este habanero. Eso si tienen suerte y no son fusilados, luego de apresurados procesos sumarios.

Los ‘segurosos’ y los peces gordos en desgracia mueren de ‘súbitas afecciones cardíacas’, como le sucedió a José Abrantes Fernández y al abogado Aramís Taboada. Otros por complicaciones quirúrgicas como sucedió con Aníbal Escalante, en fin, todos mueren. Es la célebre ‘inexorabilidad e inevitabilidad’ del destino deparado ‘al enemigo’.

El caso recuerda un trabajo a dos partes del colega Guillermo Fariñas Hernández. En el, abordó una antológica operación de inteligencia, ‘El Molino’, fue publicado en
http://prolibertadprensa.blogspot.com/

Me pregunto si habrá relación entre las técnicas del ‘Molino’ descritas por Fariñas y nuestro amigo Riera. Lo cierto es que el gobierno de Raúl Castro gana tiempo y concede migajas. ‘Juegan con la burguesía internacional’ y con el ‘enemigo de clase interno’. En casos como este, un ‘molinazo’ no viene mal.

Mientras, la prensa internacional continúa en eso de conceder espacios al primer desertor o descontento que aparece desde las filas castristas, en detrimento de opositores verdaderos con veteranía probada. Resultan más llamativas diez mil firmas, mucha buena suerte y un proyecto mediáticamente atractivo.
Lawton, 21/04/2008
jgonzafeb@yahoo.com
http://prolibertadprensa.blogspot.com/


2 comentarios:

El Negro dijo...

La prensa del exterior es vocinglera, mentirosa, farandulera, oportunista, mercenaria y políticamente desorientada e ignorante. Por otro lado, ustedes caminan por el filo de la navaja, y se juegan lo más preciado que tiene el hombre todos los días, a toda hora. No hay punto de comparación. Desgraciadamente, nosotros somos hijo de un Dios menor.

plazamaceo dijo...

P.S da noi in Italia esiste " Ordine dei periodicisti italiani" fondato da benito mussolini nel 1925!!!!!!! Casta protetta dai politici e dagli imprenditori!!! Que te parece????