jueves, 15 de mayo de 2008

De la Prensa Internacional, Muerto Robert Vesco

AFP/ Washington. El financiero fugitivo Robert Vesco, acusado por la Justicia
estadounidense de sobornos, desfalcos y tráfico de drogas, entre otros delitos
que involucraron a la Casa Blanca, al parecer falleció en Cuba el año pasado,
reportó el sábado el diario The New York Times.
Vesco, que voló a Costa Rica en 1971 para evitar una investigación de la
Comisión de Valores de Estados Unidos, por estafar a inversores más de 200
millones de dólares, habría muerto de cáncer de pulmón el 23 de noviembre, dijo
el diario citando una fuente próxima al financiero.
No obstante, señaló que funcionarios estadounidenses, que persiguieron a Vesco
durante décadas por numerosos países latinoamericanos y caribeños, no estaban al
corriente de su muerte. Los funcionarios cubanos tampoco confirmaron el deceso
al periódico.
"Archivos del Cementerio Colón, en La Habana, indican que un Robert Vesco fue
enterrado allí el 24 de noviembre, y fotografías y videos vistos por The New
York Times muestran a un hombre en un ataúd que se le parece, con su compañera
cubana de largo tiempo mirándolo", dijo el periódico.
Sin embargo el escritor Arthur Herzog, autor de la biografía de Vesco, The King
of White Collar Crime (El rey del crimen de guante blanco, 1987), dijo al diario
que el financiero podría haber orquestado una falsa muerte.
"Podría haber muerto", dijo Herzog. "Pero Bob utilizó muchos disfraces en el
pasado", añadió.
Vesco, de supuestamente 72 años en el momento de su muerte, protagonizó en la
década de los años setenta uno de los mayores escándalos financieros de la
época.
Considerado entonces como uno de los estadounidenses más ricos, al fracasar en
su intento por evitar la investigación de la Comisión de Valores de Estados
Unidos, Vesco donó ilegalmente 200.000 dólares a la campaña del entonces
presidente Richard Nixon para su reelección en 1972, aparentemente con la
esperanza de sofocar la pesquisa.
Cinco años más tarde, fue descubierto tratando de sobornar a miembros del
gobierno del presidente Jimmy Carter con millones de dólares.
Vesco huyó a Costa Rica en 1971, donde fue acogido durante años por el
presidente de la época, José Figueres, e invirtió millones de dólares en el
país.
Más tarde fue obligado a dejar Costa Rica, y residió alternativamente en
Bahamas, Antigua y Nicaragua, mientras las autoridades estadounidenses
solicitaban su extradición. Finalmente, se instaló en La Habana, donde dos
décadas después su nombre volvió a los titulares en Estados Unidos, en el marco
de una investigación sobre un cártel de drogas colombiano.
Envuelto en un escándalo en Cuba, fue encarcelado en 1996 y liberado en 2005,
según The New York Times.

1 comentario:

El Negro dijo...

Descanse en paz. RIP. Muerto el perro se acabó la rabia.