jueves, 15 de mayo de 2008

Reglas mínimas para el éxito político, Juan González Febles



Como en todo, lo primero es la idea. Hay que empezar por una buena idea. Usted la desarrolla junto a un grupo reducido de amigos o no. Planifica algo teatral, con sentido del espectáculo y llama a la Prensa Internacional. Hecho esto, ya es usted un actor político, acaba usted de estrenarse.

Como puede apreciarse, no es difícil. Se trata de evadir con inteligencia a los políticos que cuentan con un aval de seriedad y veteranía. Esto es lo primero, evadir a la Prensa Independiente es también fundamental. Están sobre el terreno, conocen las calidades diferentes de diversos paños políticos y es triste, que guarden silencio o digan que lo que usted hizo, no sirvió.

Si usted cuenta con un poco de chispa y un mínimo de carisma, ya es un triunfador. Comenzó la carrera política ‘afuera’ o simplemente se concede usted una cómoda continuidad para una carrera ya iniciada.

Digo cómoda, porque si hace política afuera, tendrá pocos problemas con la policía de Seguridad del Estado o quizás, no tenga problemas del todo si se pone de acuerdo con ellos sobre la marcha.

Otro sistema muy bueno y de bajo costo es el siguiente: Primero, tener la idea y buscar un grupo de seguidores. Esta primera etapa, requiere habilidades de estafador. Para los seguidores, usted puede correr el riesgo de buscar gente honesta, pero puede en confianza buscarse un grupo de personas tan sinvergüenzas como usted mismo.

Digo riesgo porque si de gente honesta se trata, tendrá usted que desarrollar habilidades de estafador. Usted los engañará y les hará creer que su propuesta es legítima, si los convence, lo seguirán. Con los sinvergüenzas, ya está hecho de entrada y sin engaño.

El segundo paso requiere pintura, unos cuantos cartones y puloveres (T-shirts) con consignas. Hace falta una cámara fotográfica y alguna que otra grabadora. Ya casi está todo. Sólo resta desplazarse a una zona despoblada o al interior de una vivienda grande. Este será el teatro de operaciones para su puesta en escena.

Olvidamos decir que en esta variante es necesario el apoyo previo de alguien ‘afuera’. Este alguien se encargará del apoyo mediático. Si es capaz de aliarse a alguien que disponga de contactos y de dinerito, ya está el café. Correrá la platica para su ‘alguien de afuera’ y por supuesto para usted.

Esta segunda variante es menos rentable que la primera. No es susceptible de interesar a gentes en Europa, es más local. Al faltar la prensa internacional, ningún europeo va a sentirse interesado. Si usted desea convertirse en un actor político de respeto, deberá asumir la primera de las variantes. Aunque más exigente, Europa siempre aporta más, desde un punto de vista perspectivo.

Para las dos variantes, es fundamental excluir a los actores políticos serios y de probada veteranía. También, por supuesto a la Prensa Independiente experimentada. Aunque no tanto para la primera, la segunda variante requiere por encima de todo, el reconocimiento de la SINA (Sección de Intereses de Norte América) en La Habana.

Con un poco de buena suerte, usted puede clasificar para visado de refugiado. Mientras se habrá convertido en un ‘político’ con todas las de la ley. Disfrutará en lo delante de su merecido status. Hasta podrá quejarse en el futuro y criticar el accionar de personas comprometidas seriamente para terminar con la dictadura.

Disfrutará de apoyo desde la izquierda, la derecha y hasta del centro. Se habrá ganado su espacio radiofónico, impreso y digital. Ha entrado usted a la carrera política. El futuro le pertenece por entero, como antes perteneció al socialismo. ¡Bienvenido!
Lawton, 21/04/2008
jgonzafeb@yahoo.com
http://prolibertadprensa.blogspot.com/




1 comentario:

El Negro dijo...

¿Qué sube como la espuma y flota en un pozo séptico? No , no es lo que creías... Son los miserables de quienes hablas en tu artículo. Son los tienen esas caras que piden galletas y bofetadas, pero reciben reconocimiento y dinero. Acuérdate, gallo, que aunque tarde, el agua siempre baja a su nivel.