jueves, 8 de mayo de 2008

Indisciplina social sin responsables, José A. Fornaris




Este lunes 28 de abril, por vez primera en más de cinco años, el programa Mesa Redonda de la televisión nacional, se enfocó hacia problemas de la actualidad cubana.

Mesa Redonda fue creada por Fidel Castro, al parecer, para que funcionara como órgano oficial de su “Batalla de ideas”.

De esa forma el programa y su grupo de periodistas, se han dedicado durante más de un lustro a censurar agriamente la política de Estados Unidos y sus aliados en cualquier parte del mundo. También a cantar loas de todo lo que tenga que ver con el papel (no importa el tema) que asuma el régimen de La Habana.

Pero por primera ocasión ese esquema fue violentado. Durante una hora y media, funcionarios gubernamentales y de las llamadas organizaciones de masas, así como de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), hablaron sobre la indisciplina social en Cuba.

En ese contexto, el Segundo Secretario de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), manifestó que hay falta de ética profesional en el personal de la salud, el comercio minorista y otros sectores.

Un integrante del Comité Nacional de la UJC, dijo que existe deterioro de los valores de los jóvenes desde la propia familia y la escuela.

Una miembro de la directiva nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), clamó a favor de que en los barrios primara el diálogo por encima del desencuentro.

Y el viceministro de educación se pronunció a favor de un compromiso de la familia en la observación de la educación de los hijos.

Entre las actitudes catalogadas directamente como indisciplina social, con apoyo de imágenes, están el robo de las ruedas y otras partes, así como en algunos casos la destrucción intencional, de los contenedores de basura.

Destrucción y robo de aparatos y líneas telefónicas. Aquí se puso como ejemplo que en sólo una noche fueron cortados mil doscientos metros de cables telefónicos en la barriada de Párraga. Se aseguró que cada teléfono, de los llamados públicos, cuesta entre 645 y mil 300 dólares.
También se señaló el robo de parte de la estructura metálica de las torres utilizadas para las líneas eléctricas de alta tensión.

Indisciplinas serias en los centros de enseñanza por parte de los estudiantes, agresiones al transporte público colectivo, y riñas y escándalos con palabras obscenas y ofensas a los deportistas en los estadios de béisbol.

El rosario fue largo, pero en todo momento se evadió decir donde estaban las fallas que ha engendrado todo ese comportamiento agresivo de los jóvenes cubanos. Tampoco se dijo sobre que instituciones o grupos de personas, por aplicar políticas fallidas, recae la responsabilidad por esa situación.

Quizás, todo tenga algo que ver o esté relacionado de alguna forma, con los miles de fusilamientos que ha habido en la isla, con la permanente hostilidad hacia el vecino del norte, con los actos de repudio, “bella” creación castrista, con la servidumbre, en relación con los extranjeros, en que se ha sumido a la población cubana, o con el permanente apartheid político que lleva practicando, utilizando los recursos del país a su favor, el Partido Comunista.

La gran mayoría de la población cubana nació después de 1959 y de la implantación en el país de una ideología foránea. Y varias generaciones se han visto obligadas en decir en sus escuelas, al unísono: Seremos como el Che.
Managua, La Habana. Abril de 2008
fornarisjo@yahoo.com
http://prolibertadprensa.blogspot.com/


1 comentario:

El Negro dijo...

La culpa de todos eso males y lacras la tienen Fidel y Raúl. Lo único que un gobernante no puede delegar (ni evadir) es la responsabildad.