jueves, 16 de julio de 2009

LLEGÓ EL VERANO Amarilis C. Rey



Managua, La Habana, 16 de julio de 2009 (SDP) Las fiestas por la “inauguración” del verano, fueron celebradas en diversas provincias de la isla con bailables amenizados por orquestas, opciones recreativas para niños y actividades culturales en general. Además, una programación especial televisiva para niños y jóvenes. Según los espacios propagandísticos de los medios, se pronostica un verano feliz para todo el pueblo cubano.

En el poblado de Managua, al sur de la capital, desde hace algunos días en las mañanas, una empleada de salud pública realiza una pesquisa por domicilios para obtener información sobre casos de fiebre u otras patologías sospechosas. Pero en esta ocasión vienen con la orden precisa de tomar la temperatura a quienes se encuentren en sus hogares, estén enfermos o no.

“Mira, yo misma tengo que ponerte el termómetro- expresó como para convencerme de algo- pero si tú no quieres, no hay problemas, solo te pido que si alguien te pregunta, dile que yo te puse el termómetro porque a nosotros nos inspeccionan.”

Era una joven morena, delgada, de bata blanca, con muchos papeles en sus manos. Apuntaba el nombre de quien visitaba y la patología que pudiera presentar. La muchacha enfatizó en voz muy baja: “Si tienes cualquier síntoma, debes ir al policlínico, porque hay muchos casos de dengue, del bueno y del malo, y también está la pandemia.”

A partir de esa información extraoficial, los comentarios entre vecinos y amigos fluyen y recorren las calles de un municipio a otro. Se comenta que el hospital infantil Arturo Aballí, del municipio Arroyo Naranjo, en Ciudad Habana, ha tenido que habilitar varias salas debido a la cantidad de niños con síntomas de fiebre y diarreas agudas.

Mabel, quien es enfermera de una policlínica de Párraga, barriada pobre del mencionado municipio, afirma que en ese lugar hay múltiples casos de dengue.

Aunque el gobierno mediante los medios, todos de su propiedad, ha reconocido que existen en el país unos 144 casos del virus influenza A H1N1, mantiene silencio sobre todas las demás epidemias como la leptospirosis, conocida comúnmente por la enfermedad del ratón.

“Pero esta situación de epidemia pudiera agravarse debido a las altas temperaturas del verano y la falta de higiene que mantiene la población”, comentó un galeno que prefirió omitir su identidad.

En el citado municipio, barrios como Parcelación Moderna, Reparto Eléctrico, El Calvario, Mantilla, y La Palma, entre otros, desde hace años afrontan problemas serios con el suministro de agua.

“Aquí nos pasamos tres y cuatro días y no entra el agua a las casas, tenemos que cargarla”, dijo Oscar, residente de Mantilla. Y agregó: “Muchas veces viene con tierra, entonces la tragedia es ¿cómo hervirla? Porque con electricidad no se puede, está muy cara, y no hay gas. Además, ¿como poder comprar los paquetes de detergente, de jabón de baño, de lavar, si lo que te pagan no alcanza ni para comer una semana. La libreta (cartilla de racionamiento) no suple en nada la carencia que tenemos de esos artículos.”

Es en los mercados que venden en divisa donde se pueden adquirir jabones, útiles de limpieza, desinfectantes. Pero a esos solo tiene acceso una parte minoritaria de la población. La gran mayoría, ¿qué pasa con ella?

A Cuba llegó el verano, las epidemias acechan. La falta de medicamentos, alimentos y otros artículos que se requieren para una buena higiene, invade los hogares sobre todo aquellos más pobres, que representan a la casi totalidad de la población.

Mientras, los medios transmiten sus spots publicitarios sobre los logros de la revolución. Entre ellos, uno desea “una vida más sana y un verano feliz”.
amarilisrey@yahoo.com