jueves, 30 de julio de 2009

MALAPARTE Y EL SALARIO DE LOS MAESTROS, Paulino Alfonso



Lawton, La Habana, 30 de julio 2009 (SDP) En mi juventud, fui iconoclasta y polémico, émulo de Unamuno, aquel vasco testarudo, pero inteligente que preguntaba en cualquier tertulia: “¿de que hablan? Para oponerme”. Por supuesto, la lectura, las chicas y los bailes de 15 en los Curros Enríquez, (salones sociales de mi querido Luyanó de los 60, hoy también víctima de la desgracia castrista), eran mis hobbies.

Uno de los más solicitados libros por la juventud de entonces era El Volga nace en Europa, de Curzio Malaparte, un escritor antifascista italiano al que el castrismo secuestró por si acaso, ya que todo lo que fuera antisovietico, era malo para Castro, pues le ponía los frijoles y el petróleo en peligro. No teman, no me ha dado por la literatura, como siempre, verán que al final tiene que ver.

Hace cerca de un mes, el castrismo aumentó por enésima vez el salario a los maestros y anunció la incorporación a los claustros de unos cuantos que multiplicados, como hacía el Anciano sultán y con la edición del mágico Noticiero de Televisión, se convirtieron en 7,000 maestros “recuperados.”

Parece que pasaron de moda los guardias rojos ¿Vendrán a la escena Deng Xiao Ping o el juicio a la banda de los tres? Eso no me preocuparía, lo que si me aterraría sería una nueva Tiananmen.

El nuevo mamotreto habla de salarios cercanos a los 700 pesos, es decir, 30 CUC ¡Waoh! ¡Que barbaridad! Pero (siempre el pero) aclara que los beneficiarios de este aumento deberán abonar el 5% al fisco como ingreso sobre la renta.

Esto es lo mas parecido a la foto que Mussolini le hizo a los presos políticos (entre los que se encontraba Malaparte) en la volcánica Stromboli, isla de las Lipari, (historia llevada años después a la pantalla por Rosellini), para demostrar que era mentira lo que decían unos periodistas indiscretos (opositores, ¿quienes si no?), de “que los mataban de hambre”.
En la foto, se veía a los reclusos cargar enormes piedras por encima de sus cabezas. El titular del periódico fascista rezaba: “Queda demostrada la mentira de los periodistas opositores”. Cuando salieron de la cárcel los presos explicaron el truco de las piedras. Eran piedras pómez o pumita, como la conocen los geólogos. Para el que nunca lo ha visto, se trata de roca espumada por la alta temperatura del magma volcanico, que no pesa absolutamente nada.

Eso es lo mismo que hacen en Cuba los castristas, con la población penal del orden externo, (como diría mi colega Fariñas), es decir, los 11.1 Millones de reclusos (perdón) cubanos que habitamos el GULAG general. Exceptúo la nomenclatura y la alta oficialidad, receptoras de jabas muy parecidas al cuerno de la abundancia… ¡Ah! Como deben extrañarla Pérez Roque y familia.

¡Que tengan un poco de decoro, que la piedad fue eliminada de los códigos revolucionarios! Al menos, con un pueblo hambreado y esquilmado al máximo como este. Todos los aumentos que trompetean, se irán como sal en agua, ante los precios leoninos de alimentos que NO SE IMPORTAN, y que debe consumir cualquier mal alimentado cubano. Esto, si no quiere padecer la avitaminosis que padece el 60% de la población, tome poli-vitaminas o no.

El problema radica en que lo único que reporta este “aumento” salarial, es que sin falta vendrá un aumento de precios, que no se irá, como no se fue el 20 %, impuesto al comercio minorista en divisa en el 2004 ante la “agresión” del Satánico Mr W. Ya Bush se fue, el Afro-Presidente quitó las restricciones a las remesas, a los viajes, a Internet. Y entonces, ¿por qué el cuartito esta igualito?

Yo se lo voy a decir, aunque sea una verdad de Perogrullo. Lo que hacen, es lo único que aprendieron del Anciano: ganar tiempo. No esperan milagros porque son ateos.

La posición única de la Unión Europea está ahí, como el primer día. Al Zapatero y a Desatinos se les acabó la cuerda. Al Teniente Coronel Bolivariano esta amistad ya le pesa bastante y por si fuera poco, a Cabrisas se le acabaron los trucos. Ni Argelia ni Angola pueden mantener el río de petróleo que necesita una “economía” tan disparatada como la cubana. Además 10,000 Kms. es demasiada distancia para transportar 96,000 barriles de petróleo diarios.

Sin ser Babalawo, voy a decir a los maestros lo que pasará con sus “aumentos “: lo mismo que le pasó a los jubilados ¿Se acuerdan?
palest44@yahoo.com