jueves, 16 de julio de 2009

SE ACABÓ EL PARLOTEO, Manuel Aguirre Lavarrere (Mackandal)



Ahora bien, el régimen de gobierno que menos conviene a una minoría discriminada es el de la dictadura aunque se llame del proletariado, pues sólo la libre exposición de todas las opiniones puede madurar las conciencias y echar los cimientos de la igualdad funcional de las razas.
Juan René Betancourt
Guanajay, Habana, 16 de julio de 2009, (SDP) El proyecto Color Cubano fue suspendido de sus actividades después de dos candentes jornadas de debates en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, que tuvieron como principales invitados a Mariela Castro Espín y al Ministro de Cultura, Abel Prieto Jiménez

Fundado en el año 2003 por la periodista Gisela Arandia, Color Cubano tuvo la aprobación del gobierno para sus debates sobre la problemática racial en la Isla y periódicamente agrupaba a personalidades de la sociología, la historia, la cultura y otras ramas para debatir con el público asistente.

“Se está analizando el problema del racismo por el gobierno y por ahora no es necesario debatir más sobre el asunto”, expresó Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, después de asistir a lo que puede ser el último encuentro de este proyecto.

“Yo aconsejo a mis ilustres colegas que no acepten nunca la protección del fuerte. Aquí el fuerte es el estado, y una vez que el estado da un derecho, no se sabe donde llega esa protección. Es mucho mejor una honrada miseria lejos del protector, que tener a un protector encima que dirija nuestros pasos”, expresó Orestes Ferrara en los debates de la Constitución de 1940. La protección de Color Cubano llegó a su fin. Su apego incondicional a los dictámenes del régimen lo hizo fenecer.

Otros grupos surgidos al margen y que baten fuerte a pesar de amenazas y chantajes, que luchan con iguales fines pero con perspectivas diferentes, como el Movimiento Cultural Afrocubano Juan René Betancourt, la Cofradía de la Negritud y el Movimiento de Integración Racial Juan Gualberto Gómez (este último con José Idelfonso Vélez a la cabeza) no se han plegado jamás a los dictámenes adoctrinadores del régimen. Saben muy, pero muy bien, que aceptar dádivas del fuerte es poner la cabeza en la picota. La miseria les honra y les hace fuertes…
makandalmm@yahoo.com