jueves, 9 de julio de 2009

UN PERIODICO LLAMADO ABUELA, Tania Díaz Castro



Jaimanitas, La Habana, 2 de julio de 2009, (SDP) A ningún empresario serio se le ocurriría fundar un periódico y ponerle de nombre el apócope de abuela, así se haya llamado un barco de su propiedad o su abuela le hubiera dejado una fortuna. Pero en Cuba pasan cosas muy curiosas. Basta saber que el periódico nacional, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista se llama Granma –“abue” en inglés, el idioma del enemigo sempiterno.
El periódico Abue -lo prefiero en español- fue fundado el 4 de octubre de 1965 por orden de Fidel Castro, el hombre que ha permanecido en el poder mucho más años que Julio César, Calígula, Hitler, Stalin, Franco y Pinochet, cuando desapareció de un plumazo al conflictivo periódico Revolución y el de los comunistas, Hoy. Blas Roca, el director de este último, quizás por estar enfermo y cansado, sin hacer la más mínima resistencia, se dejó arrebatar su tan luchado y vilipendiado órgano de prensa.
Escribir brevemente la historia de Abue es difícil. El 23 de mayo de 1990, cuando comenzó a desplomarse el socialismo soviético, un artista se defecó sobre uno de sus ejemplares durante la inauguración Objetos de cultura, en los salones del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales de La Habana. Al día siguiente nada se dijo en sus páginas. Mucho menos que la Exposición se cerró violentamente el mismo día de su inauguración, con la ayuda de la policía.
En la longeva historia de Abue ha habido muy pocos enfrentamientos ideológicos. El único que recuerdo es el del 3 de noviembre de 1990 con la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba con motivo del Premio Caracol. Días después, el 17 de diciembre, experta en dar malas noticias, anuncia en su página principal la eliminación de los mercados paralelos, de los que se valía el pueblo para comer. El 17 de febrero del siguiente año, por primera vez reconoce que a pesar de más de treinta años de socialismo, Cuba es todavía un país agrícola subdesarrollado.
A comienzos de este año, Abue falló en grande. El 16 de enero, muchos de sus ejemplares circularon con páginas tan manchadas de negro que impedía su lectura. En una nota de la Dirección se calificó de gravedad técnica al asunto y separaron de su puesto de trabajo al responsable de esa negligencia. Días después, el 28 del mismo mes, apareció en su primera página la bandera cubana, pero sin estrella. Se debió, según la nota publicada, a un lamentable error de compatibilidad técnica. Por distribuirse ese día el periódico, fueron amonestados el subdirector y el jefe de producción. El 20 de febrero, vuelve Abue a equivocarse. En la página 13 de ese día escribió que Estados Unidos ha gastado en los últimos 18 años 500,000 millones de dólares para mantener TV y Radio Martí. La cifra verdadera era 500 millones. Días más tarde Abüe se disculpa en otra nota de la Dirección.
En la Biblioteca Nacional es tan difícil adquirir un viejo ejemplar de Abue como cualquier otro periódico o revista de los años de la República. Es que la pobre anciana de papel ha dicho cosas que no conviene recordar. Por ejemplo, cuando Fidel Castro llamó a Mao Tse-tung “monarca absoluto, fascista y viejo senil” en las páginas del 13 de marzo de 1966 o cuando hace apenas tres años publicó que La Habana es la capital más sucia del país.
vlamagre@yahoo.com