jueves, 13 de agosto de 2009

EL JUEGO DE LAS 3 TAPITAS, Paulino Alfonso



Lawton, La Habana, agosto 13 de 2009 (SDP) Algo que agradezco al castrismo es haber aprendido a no creer nada de lo que oiga, la mitad de lo que vea y a lo demás, ponerle vista larga, pasos cortos y muy malas intenciones.

Es lo que parece faltarle a Mr. Marc Frank, corresponsal de la agencia Reuters en la Habana, en su trabajo “Cuba recorta sus proyecciones de importación-exportación para el 2009.”

Si Mr. Frank hubiera escrito sobre Bujumbura, no existiera esta crónica, pero como es sobre Cuba, me siento aludido. No obstante, voy a ser lo más cortés posible, ya que desconoce bastante sobre mi patria.

Ya es moda entre los escasos periodistas extranjeros acreditados ante el régimen, publicar noticias tremebundas sobre el desempeño económico, presente y futuro del castrismo. Incluso recuerdo a Anita Snow, de la agencia AP, cuando “vivió” con la cuota de los cubanos por un mes. Le pasó lo mismo que a un amigo que trató de vivir por los consejos del Dr. Phil (un psicólogo que aconseja por el canal FOX normas antiestrés). Un buen día se dio cuenta que era una manera más de comer m…

El gobierno castrista (no Cuba) tiene el 3er lugar mundial en el Club de Deudores, detrás de China y de la India. Estuvo, está y estará endeudado cada día más, mientras dure el castrismo.

Exporta “lo que le compran” los hermanísimos del ALBA y vende, a precios de ganga, materia prima y alimentos (¿o que son las langostas y camarones que hace 40 años se exportan a la Unión Europea?). Exporta además constructores a las Islas Seychelles a construir condominios y médicos a cuanto país los pueda pagar, sea con dinero (como Sudáfrica), con apoyo político (como Timor Leste) o con 96,000 barriles de petróleo diarios.

Después de 50 años de combatir al Gran Satán yanqui, hace 8 años que le compra los alimentos que no produce por ineficiente, con el diferencial de precios del petróleo que revende.

Oferta un turismo con precios prostibularios (perdón, Jorge Amado) y un peor servicio al segmento más pobre posible del mismo.

El tono intimista con que habla Mr Frank del informe y el video entregados a la agencia Reuter por el Ministerio de Economía, me asombra, no por el hecho en sí, sino por la importancia que da a un papel tan anodino como el Granma y una reunión mejor editada que el film Titanic…Bien arreglada está la fuente anónima que dijo a Mr.Frank que parece querer salir (el régimen) de los números rojos. En números rojos llevan 40 años y poco o nada les ha importado.

Decididamente, tienen que aprender análisis económico las “fuentes anónimas” que ignoran que el castrismo desde hace 46 años es una economía subsidiada, lo mismo por rublos que por petrodólares. Por ende, no hay crecimiento real.

El flujo financiero de cuenta corriente se aplica a entidades autosuficientes que pueden balancear el costo de sus importaciones con el de sus exportaciones, más o menos deudas por cobrar y por pagar (sean servicios o productos) y fluctuaciones de moneda aparte. No a países que lleven 42 años subsidiados en 1,8 billones USD como promedio anual.

Así, Mr. Frank descubrirá que lo que hoy hacen los castristas, lo hizo la ENRON (espero que Mr Frank sepa de qué hablo) con sus accionistas. La diferencia es que los directivos de esta última fueron sancionados, los gobernantes castristas no pueden serlo.

También, Mr.Frank hace referencia a “las proyecciones del nuevo gabinete económico”. Esto me recordó a la cuñada del suicida Mayakovsky, Elsa Triolet y su novela Rosas a Crédito, en la cual su heroína, Martine, se perdió en el bosque. ¿Será que Mr. Frank se perdió también?

Lo que Mr. Frank llama nuevo gabinete económico es el 12º que ha pasado por el gobierno castrista. Los 11 anteriores terminaron en el mismo lugar que los refrigeradores soviéticos en Cuba: en el basurero. La triste excepción es la de Rodrigo García León, que terminó en el cementerio.

El informe, el video y las nuevas proyecciones financieras, se parecen al truco de las 3 tapitas, en las que nunca se adivina donde está el frijol.

Comoquiera que Mr. Frank, suena honesto, le daré el café (en cubano, lo bueno, lo real). Que use el Google y busque a Carmelo Mesa Lago, Jorge Sanguinetti, Oscar Espinosa, Enrique Collazo. Que los lea y después salga a la calle (la de los pobres y los de a pie) y compare los cuentos con la realidad de Cuba. Más tarde, si quiere, que rectifique.
palest44@yahoo.com