jueves, 13 de agosto de 2009

ELOGIO DE LA CEGUERA, Manuel Aguire Lavarrere (MACKANDAL)




“Quitaos de encima esa plaga gubernativa que os oprime y degrada. Sólo en Cuba es mal visto el hombre negro. Se le explota y exprime para embrutecerlo y esclavizarlo más, dándole el denigrante destino de asesinar a sus propios hermanos. Lo empobrecen usurpándole su sudor para arrojarlo luego a las llamas del odio y la miseria en que vivís”.
Antonio Maceo.

Guanajay, Habana, 13 de agosto de 2009, (SDP) “Cuba es un joven país en revolución, y ha progresado mucho”, fueron las palabras de la pacifista estadounidense Cindy Sheehan al opinar sobre los 50 años de la Revolución cubana.

En cuanto a lo mucho del progreso cubano, no creo que nadie se atreva a ponerlo en duda. Sólo hay que definir en cuales aspectos ha sido posible este acelerado desarrollo. En economía y nivel de vida del pueblo, ha sido excelente en imponer de forma arbitraria el estreñimiento de las tripas ciudadanas. Ha progresado en cuanto al perfeccionamiento de cuerpos represivos para la represión brutal de sus con-nacionales al primer intento de protesta pacífica.

Simuladora insigne que no se preocupa por cumplir su palabra, da la firma de ratificación para los pactos políticos, sociales y culturales de la ONU y se burla de aquellos que batieron palmas y pusieron sus esperanzas en que algo fuera cumplido. La represión, el abuso físico y psicológico tienen espacio privilegiado en el régimen cubano, como también el truncamiento de los derechos elementales y libertad civil.

Ninguno de los prisioneros de conciencia en Cuba puede darse el lujo de hablar con Vaclav Havel, como si lo hicieran con Rafael Cancel Miranda y con académicos y personalidades extranjeras, los cinco espías cubanos presos en los Estados Unidos. Pero claro, a Cancel Miranda no se le dijo que mientras hablaba con uno de los cinco acusados de espías, en Cuba sufren condenas discriminatorias más de veinte periodistas independientes, junto a centenares de luchadores pacíficos. Sólo por expresar sus puntos de vistas.

El cantautor español Luís Eduardo Aute califica a la Revolución Cubana como el “mascarón de proa de la integración latinoamericana”. ¡Cuidado! Si se acude al ángulo de la visión perfecta de la realidad, es la revolución el mascarón de popa en cuanto a la verdadera integración latinoamericana. Sus críticas a la Organización de Estados Americanos, OEA, su cacareado rechazo a todo lo que sea derecho, el no apego a un diálogo de entendimiento franco con el gobierno del Presidente Barack Obama y su manía de sacar de la manga cartas trucadas, lo demuestra.
makandalmm@yahoo.com