jueves, 27 de agosto de 2009

VIRGEN QUE A LOS TRES JUANES APARECISTE, Antonio Conte

Miami, USA, agosto 27 de 2009 (SDP) Bienvenido Julián Gutiérrez (La Habana, 1904-1966) compuso sones de Grandes Ligas: El cielo tenebroso, El Diablo Tun Tun, Contradicción (“no importa que te alejes por nuevas ilusiones”), Convergencia (“nota melosa que gimió el violín”), Los Tres Juanes. La primera estrofa de Los Tres, dice: “Virgen que a los tres Juanes apareciste/ desafiando la furia del elemento”.

La Virgen era la Caridad del Cobre que en 1613 dio un susto de campeonato a tres muchachones en la bahía de Nipe que buscaban sal para darle sabor al condumio; dos indios y un niño negro de 9 años, conocidos después como los Tres Juanes.

Cacha no ha regresado y la virgen colombiana de Chiquinquirá nunca se le ha aparecido al cantante Juanes. Se desconocen las causas porque nombre tiene para que se le aparezcan vírgenes y apóstoles.

Juanes nació en Medellín en 1972, y aunque no es un santo, se le va a aparecer a los cubanos en la plaza pública más grande del país para cantar junto a Olga Tañón y Miguel Bossé. No se sabe si Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Amaury Pérez, organizador de la cumbiamba, cantarán junto al paisa. Aunque Pablo no ha dicho ni pescado frito sobre el concierto. Tal vez se integren al coro otros artistas y alguna charanga típica para darle calor al ambiente, de por sí caluroso.

Juanes creció escuchando a Silvio y Pablo: Fusil contra fusil, La era está pariendo un corazón, Te molesta mi amor, Yolanda, Yo pisaré las calles, Amo esta isla soy del Caribe y tal vez a Carlos Puebla: “aquí se queda la clara/ la entrañable transparencia/ de tu querida presencia, comandante Che Guevara”.

Él no sabe como se cocinan los frijoles en Cuba, porque nadie está obligado a saber lo que sucede en el barrio de al lado, como no es de la incumbencia de Manny Ramírez lo que pasa en la comuna Aranjuez, de Medellín. ¿qué puede hacer el cantante si se entera que en Cuba vas directo a la cárcel con una buena chorrera de años en el lomo sólo por escribir, acusado de agente de una potencia extranjera, sin cobrar un centavo? Si canta Juanes en la plaza, o no, nada va a cambiar en la isla.

De Cuba, como de Cúcuta, se ignora hasta la hostia. Hace 10 años, durante una clase sobre géneros periodísticos que impartía en la Universidad Central de Bogotá, le pasé al grupo una libreta de abastecimiento, después de explicar de qué se trataba. Cuando regresó a mis manos, un estudiante pidió permiso, se levantó y dijo, en nombre de todos:

-Perdone, maestro, pero eso lo inventó usted y lo mandó a imprimir no sabemos con qué objetivo.

Di unos pasos por el salón, guardé el ejemplar en el bolsillo de la chaqueta y sólo atiné a decir, rememorando a Fray Luis:

-Como decíamos ayer, muchachos, Groucho Marx escribió en 1948 que el periodismo, la crema de afeitar, Greta Garbo y Ted Williams son las aberraciones más sublimes inventadas por la Metro Goldwin Mayer.

Mañana Juan Esteban estará en Afganistán, Gaza o en el American Airlines Arena y nadie se acordará que pasó por La Habana, puso a gozar a las masas, y no preguntó a cómo se vende la libra de clavos en la bolsa negra. Tampoco nadie recordará que Miguel Saavedra rompió, no a martillazos, sino a mandarria limpia, algunos CD de Juanes, en la vía pública. Tal vez mañana se le ocurra meter de cabeza en la hoguera a todos los que una vez fueron pioneros por el comunismo.

Ni la Virgen de Chiquinquirá ni Cachita poblarán de cocotazos la cabeza de Juanes. Jodidos nosotros, que nacimos, crecimos y morimos escuchando a Pablo, Silvio y Mandrake, y pensando que este mundo es un botellón de agua diseñado para saciar la sed de los cubanos. Hay que dejar de comer tanta catibía, porque, como dijo Bienvenido Julián, el diablo toca a la puerta.
ACONTE1812@aol.com