jueves, 13 de agosto de 2009

REPRESALIAS CONTRA ANTONIO DÍAZ, Pedro Arguelles Morán


Prisión Provincial Canaletas, Ciego de Ávila, 13 de agosto de 2009, (SDP) El prisionero de conciencia Antonio Ramón Díaz Sánchez, integrante del Grupo de los 75, se encuentra confinado desde principios del pasado mes de junio en una celda de aislamiento en la Prisión Provincial Canaletas en Ciego de Ávila.

Tony, como también es conocido se encuentra en esta difícil situación por negarse a vestir el uniforme de preso común. Por tal motivo, sufre esta y otras represalias. A Tony le niegan los baños de sol, porque se niega a salir esposado al soleador. Su familia en La Habana, no ha recibido correspondencia suya, a pesar de que Tony ha entregado varias cartas con este destino a los oficiales de la prisión. Militares del Ministerio del Interior, informaron a su esposa, que Tony no puede recibir correspondencia, por estar sometido a un régimen disciplinario de mayor severidad.

Tony no ha tenido comunicación telefónica con su familia, producto de que sus carceleros le prohíben el acceso al teléfono y sólo le permiten diez minutos al mes de este beneficio. Tony ha rechazado esto, porque tiene conocimiento que deben ser 25 minutos semanales. Esto fue lo afirmado ante el mundo por el ex ministro de Relaciones Exteriores Felipe Pérez Roque. En su momento, el ‘mejor intérprete del pensamiento de Fidel Castro’, según afirmara el rotativo oficial Granma.

Tony, solicitó por escrito al llamado jefe de reeducación penal, asistencia religiosa. Pero el miembro del Consejo de Dirección del penal avileño, le comunicó que por no vestir uniforme de recluso, no podría recibirla. Recientemente, el también prisionero de conciencia, Adolfo Fernández Sainz tuvo la visita familiar, y su esposa, trajo para Tony cigarrillos y algunas otras cosas, enviadas por su familia.

El envío fue concertado por la familia de Tony, con oficiales del Departamento 21 de la policía de Seguridad del Estado, en La Habana. Estos convinieron en que Tony recibiera el encargo. Cuando este llegó a Canaletas, las autoridades del penal, personalizadas en el jefe de la cárcel, le comunicaron a la esposa de Adolfo, que a Tony no se le podía pasar nada. El envío regresó a La Habana y fue devuelto a la familia.

Sólo queda por ver si los días 2 y 20 de agosto, las autoridades permiten que Antonio Díaz, reciba las visitas familiar y conyugal que tiene programadas.
primaveradigital@gmail.com