jueves, 20 de agosto de 2009

LENIDAD FISCAL, Félix Navarro

Prisión Provincial Canaletas, Ciego de Ávila, 20 de agosto de 2009, (SDP) El poder de los hombres se proyecta por encima del poder de la ley en Cuba. Eso lo sabe todo el mundo. Pero es bien palpable en la prisión provincial administrada por el Ministerio del Interior, (Minint) en Canaletas en Ciego de Ávila. Estos militares manipulan a la Fiscalía Provincial, que encuentra cualquier respuesta para dejar las manos libres, a los militares porristas de esta institución.

El primer sub oficial Alejandro Mecía golpeó al recluso Lázaro Torres Matienzo, alias Bartolo, a quien producto de la golpiza hinchó los ojos y le fracturó la mandíbula. Matienzo, está infectado con VIH SIDA. Al día siguiente, denuncié el hecho a la fiscalía provincial y nadie se presentó a verificar tal violación a las leyes y la constitución de la república.

Al tercer día, en la mañana volví a llamar a la fiscalía provincial y quién me atendió, que no quiso identificarse, explicó que no acudieron a mi llamado, por no haber fiscal disponible, al estar unos de vacaciones, otros con problemas de índole personal y otros ocupados en la atención de ‘problemas diversos’.

Así actúa la fiscalía cubana. A pesar de los pronunciamientos de la Dra. Odalys Marina Hernández Fuentes, fiscal jefa de la Dirección de Protección a los Derechos Ciudadanos, cuando afirma que, ‘la Fiscalía General de la República de Cuba, es la principal garante de los Derechos Ciudadanos. Mientras, el militar porrista Alejandro Mecía dice por los pasillos de Canaletas, y con mucho acierto: “Le di y le vuelvo a dar y le parto la cabeza”.
primaveradigital@gmail.com