jueves, 20 de agosto de 2009

EL LARGO BRAZO DE LA POLÍTICA, Aleaga Pesant


El Vedado, La Habana, 20 de agosto de 2009, (SDP) La Excelentísima Señora Embajadora de Cuba en Austria refrescaba con cerveza Bucanero el caluroso agosto, mientras conversaba con un colega. Estaba sentada cómodamente en el lobby del Hotel Presidente, un edificio de once plantas en la esquina contigua a la cancillería. A unos pasos de ella, en el cibercafé, tras una de las monumentales columnas del parador, tres periodistas independientes enviaban textos por internet

En los meses del verano boreal, es común el regreso de los diplomáticos a la isla para tomar sus vacaciones. Se aprovecha el momento y la circunstancia para desarrollar la reunión de embajadores y cónsules, donde se ponen al día de los temas de interés del gobierno y se les da una explicación de la visión sobre diferentes temas (generales) sobre la isla, el exterior, seguridad nacional y economía.

En los últimos años, también se aprovecha para que los nombrados nuevos embajadores hagan juramento de lealtad al régimen en una ceremonia militarizada. Este protocolo antes no aparecía en los diarios. Paulatinamente fue aumentando su tamaño en las páginas intermedias. Este año apareció en primera página del diario dominical, con una gran foto y discreto texto.

El poco argumento se explica por dos razones. Los nuevos jefes de misión cubrirán las plazas cronológicamente, según las circunstancias, aunque será en los próximos cinco meses. Es improbable el nombramiento de embajadores en la segunda mitad del período. Por ejemplo, de los 22 embajadores nombrados el 20 de julio de 2008, 19 salieron a cumplir con su trabajo en lo que restó de ese año. La segunda razón tiene que ver con la posibilidad real de cambiar el funcionario. El nombre del nuevo embajador no se hace público hasta el día después de montar el avión que lo lleva a su destino.

Sin embargo, el trauma para el cuerpo diplomático cubano tiene relación con la destitución deshonrosa de los articuladores de esa política en el exterior, principales y eficientes interlocutores con las principales autoridades y personalidades del mundo: el Vicepresidente del Consejo de Estado, Carlos Lage, el Canciller, Felipe Pérez y el Secretario de Relaciones Internacionales Fernando Remírez.

Estos tres hombres eran los ingenieros de un grupo de triunfos en la arena internacional durante el 2008, que el ex canciller expuso durante el 2do Periodo de Sesiones de la 7ma Legislatura del Asamblea Nacional:
*-Existen relaciones diplomáticas con 181 Estados.
*- Cuba fue visitada por 30 jefe del estado y gobierno y 500 delegaciones de alto nivel.
*- Cuba tiene relaciones diplomáticas con 30 de los 32 países del área.
*- Existen 2070 asociaciones de amistad con el gobierno en 147 países y 346 Comités de liberación de los cinco espías presos en los Estados Unidos, en 110 países, 51 agrupaciones de graduados y 79 agrupaciones de padres de becarios.
*-En Cuba residen más de 31.000 becarios (24.000 estudian medicina) de 123 países.
*- 51.000 colaboradores cubanos trabajan en el exterior (38.000 en la salud) en 96 países.
*-Existen 45 asociaciones de apoyo al gobierno comunista del exterior compuesto por cubanos residentes en el exterior.
*-En 2008 se fortalecieron las relaciones políticas económicas de Cuba con China y Venezuela con quienes se tiene el 40% del comercio total.
Para Felipe Pérez, las prioridades de la política exterior para el año 2009 eran:
1-Tratar de desmantelar el embargo del gobierno de los Estados Unidos de América al gobierno de Cuba.
2-Intentar sobreseer la causa contra los cinco espías presos en los Estados Unidos.
3-Integración de la clase de América Latina y el Caribe.

Claro que en los protocolos diplomáticos, los plenipotenciarios trataban de alejarse de estas palabras para dar aliento sobre una posible modernización de la isla.

El problema fundamental que enfrentan los nuevos y viejos embajadores en servicio del gobierno cubano, es trasmitir el ánimo inmóvil del gobierno succintus en las palabras del Comandante en Jefe Raúl Castro: “Me veo en la obligación con todo respeto, de responderle a la señora Clinton (Secretaria de Estado de los EE. UU.) y de paso también a los que en la Unión Europea nos reclaman gestos unilaterales en la dirección de desmontar nuestro régimen político y social. A mí no me eligieron (designaron) Presidente para restaurar el capitalismo en Cuba ni para entregar la revolución. Fui elegido para defender, mantener y continuar perfeccionando el socialismo, no para destruirlo.”

Quizás para cambiar esa imagen paleolítica, el primer nombramiento conocido fue el de Alejandro González Galiano, como embajador en España. Alejandro González intentará que el Jefe de Gobierno español, José Rodríguez Zapatero, realice su anunciada visita a la isla. Para eso, el vice canciller desplegará toda su experiencia de 30 años en el cuerpo diplomático.

Otro discurso será el del segundo designado, Rogelio Rodríguez Polanco, destinado a Caracas en sustitución de Germán Sánchez. Como hombre del Comité Central comunista, Polanco deberá mantener la línea dura del inmovilismo castrista.

Ambos diplomáticos entre los 38 recién nombrados, del total de 120, promoverán entre los emigrados cubanos una nueva versión del encuentro Nación y Emigración. Pero eso será tarea de los cónsules, que se reunieron con ese fin entre el 12 y el 15 de agosto.
aleagapesant@yahoo.es



Edificio de la cancillería en el Vedado, Metropolitano. Foto del 2009/ Aleaga Pesant